EAN para la salud materna y del niño

Los primeros 1000 días entre el embarazo y el segundo año de vida son determinantes para la salud, desarrollo físico y cognitivo, y para la productividad laboral futura de un niño. 

Los efectos de la malnutrición durante este período pueden llegar a ser irreversibles, por lo que se habla de una ventana de oportunidad en la cual la práctica y el mantenimiento de una alimentación saludable es crucial.

Asimismo, el estado nutricional de la madre antes de la concepción juega un papel fundamental en el desarrollo del feto, por lo que la promoción de prácticas alimentarias adecuadas en adolescentes y otras mujeres en edad fértil es indispensable.

La educación alimentaria y nutricional efectiva es una de las soluciones importantes que se han propuesto para mejorar la nutrición de las mujeres embarazadas y durante los primeros 1000 días de vida. La EAN es considerada “disponible, asequible, eficaz y rentable”, y se aplica a:

  • La promoción de prácticas alimentarias adecuadas para la madre durante el embarazo y la lactancia 
  • La promoción de lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida de un niño. 
  • La promoción de una alimentación complementaria adecuada a partir de los seis meses hasta los dos años de edad.

Importante

Para que la EAN sea efectiva en este contexto, es necesario:

  • Utilizar metodologías basadas en la evidencia y análisis situacional
  • Utilizar estrategias participativas y dirigidas a la acción/práctica
  • Promover comportamientos sencillos, factibles y aptos al contexto
  • El apoyo familiar
  • El involucramiento y movilización de la comunidad
  • El apoyo e integración institucional (ej. educación sobre lactancia materna en clínicas y hospitales)

Ejemplos de acciones en EAN