FAO.org

Inicio > REDD+ Reducción de las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación de los bosques > Iniciativas
REDD+ Reducción de las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación de los bosques

Iniciativas

Sobre el terreno, a nivel regional y a escala global, la colaboración entre las distintas partes interesadas (gobierno, comunidades, agencias de Naciones Unidas, instituciones académicas y sector privado), es crucial para lograr los objetivos de REDD+. 

El Programa ONU-REDD es el más longevo y el principal acuerdo cooperativo de las Naciones Unidas en cuyo marco la  FAO, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y ONU medio ambiente están combinando sus fortalezas y capacidades técnicas, trabajando en distintos sectores y con múltiples partes interesadas. 

Además de brindar apoyo a través del programa ONU-REDD, la FAO también trabaja con otras iniciativas en la creación de capacidades para REDD+. Por ejemplo, la Iniciativa Forestal Centroafricana (CAFI) es una colaboración conjunta entre el PNUD, la FAO, el Banco Mundial, seis países de África central y una coalición de donantes, que tratan de apoyar a los gobiernos de la región para implementar reformas y aumentar las inversiones con el fin de detener los factores que provocan la deforestación tropical. La FAO también colabora con la Comisión de Bosques de África Central (COMIFAC)  mediante el Fondo Forestal de la Cuenca del Congo (CBFF, por sus siglas en inglés) en conjunto con el Instituto Nacional Brasileño de Investigaciones Espaciales (IPEA, por sus siglas en portugués) con el fin de proporcionar asistencia técnica a los países de la COMIFAC para la elaboración de sus sistemas de vigilancia forestal nacional. La COMIFAC, establecida para apoyar la ordenación sostenible de los ecosistemas forestales de la cuenca del Congo, incluye a Burundi, Camerún, Chad, Guinea Ecuatorial, Gabón, República Centroafricana, República Democrática del Congo, República del Congo, Rwanda y Santo Tomé y Príncipe. 

Además, la FAO trabaja con una serie de agencias multilaterales que apoyan a los países, entre ellas el Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques  (FCPF, por sus siglas en inglés), el  Programa de inversión forestal (PIF)  y el Programa sobre los Bosques (PROFOR, por sus siglas en inglés) del Banco Mundial. En colaboración con este último y el Gobierno de Uganda, por ejemplo, la FAO está apoyando el proyecto "Implementación de un escenario de referencia nacional e inventario de los recursos forestales para el proceso de preparación para REDD+ en Uganda". En Etiopía, la FAO promueve el proyecto "Implementación de un monitoreo forestal nacional y el sistema de medición, notificación y verificación para REDD+ en Etiopía".

La FAO también se implica con los países en la elaboración de peticiones de apoyo al Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM). Además, en su calidad de asociada con el Fondo Verde para el Clima (FVC) para impulsar el proceso de preparación, la FAO trabajará con los países en el marco del Programa de Apoyo a la Preparación, un programa transversal que tiene el objetivo de fortalecer el acceso de los países al Fondo. 

La FAO se unió formalmente a la Alianza CDN en la CP 22 de la CMNUCC en Marrakech para mejorar el apoyo a los países . La Alianza CDN es una coalición global de países en desarrollo, países desarrollados e institutos internacionales que trabajan para asegurar que los países reciban el apoyo técnico y financiero necesario para entregar sus Contribuciones Determinadas a nivel Nacional (CDN) según el Acuerdo de París de forma rápida y eficaz.   

La FAO colabora también en áreas temáticas de REDD+. En el tema técnico de gobernanza, por ejemplo, el Programa de aplicación de Leyes, Gobernanza y Comercio Forestales (FLEGT, por sus siglas en inglés) de la FAO ha estado trabajando desde 2008 para mejorar la gobernanza forestal mediante el apoyo del Plan de acción de la Comisión Europea para FLEGT. Trabajando con el  Mecanismo para Bosques y Fincas (MBF), la FAO trata de conectar organizaciones de productores forestales y agrícolas con gobiernos para hacer de la restauración del paisaje  (y del fin de la deforestación) una realidad. En el ámbito del seguimiento y la notificación forestal, la FAO está auspiciando el Sistema de acceso de datos de observación de la tierra, procesamiento y análisis para la vigilancia de la superficie terrestre (SEPAL, por sus siglas en inglés) – una plataforma de computación que provee datos satelitales y desarrolla herramientas gratuitas para el seguimiento forestal para la REDD+. Ya está siendo probada por una serie de países en desarrollo.