FAO.org

Inicio > Country_collector > FAO en República Dominicana > Programas y proyectos
FAO en República Dominicana

Programas en República Dominicana

El Gobierno, con el consenso de la sociedad civil y de organismos internacionales, formuló y logró convertir en ley la Estrategia Nacional de Desarrollo 2010-2030. Como insumo de esa estrategia el Ministerio de Agricultura formuló el Plan Estratégico de Desarrollo Agropecuario 2010-2020 en las que se basan las políticas del sector orientadas a contribuir con el logro de la seguridad alimentaria y la agricultura familiar.

En diciembre 2012 se firmó el Marco de Programación de País 2013 - 2016 que establece las áreas prioritarias de cooperación acordadas entre la FAO y el gobierno a implementarse a mediano plazo.

Las prioridades establecidas son las siguientes:

Prioridad A. Seguridad Alimentaria, Nutricional y Reducción de la pobreza.

Prioridad B. Agricultura Familiar.

Prioridad C. Manejo Integrado de cuencas, uso eficiente de los recursos naturales y gestión de riesgos y cambio climático.

El sector agropecuario, aunque produce cerca del 80% de los alimentos que demanda la población, mantiene una baja competitividad y rentabilidad. El sector crece desde el punto de vista cuantitativo, sin embargo su participación porcentual con respecto a otros sectores de la economía tiende a hacerse cada vez más pequeña, oscilando entre un 7 y 8% del PIB total. Hasta el tercer trimestre del 2013, la participación del sector agropecuario en el PIB total era de 7.9%, ratificando la tendencia de su comportamiento en los últimos años.

De acuerdo a cifras presentadas por la Oficina Nacional de Estadísticas-ONE-(2010), la distribución porcentual de la población rural en el año 1970 fue del orden del 60%, con respecto a la población nacional. Treinta y dos años después (2002), dicho porcentaje disminuyó al 36% y, la misma institución proyecta, que al año 2015, la población ha de quedar reducida a un 26.4%. Indudablemente que la ausencia de oportunidades y la falta de prosperidad económica en la zona rural, provocan estas migraciones.

La zona rural de la República Dominicana está caracterizada por dos situaciones principales. 1) La gran cantidad de pobres que allí residen; y 2) por el fuerte corriente migratorio campo-ciudad que ha venido operando hace más de cuatro décadas. Ambos fenómenos tienen su explicación en las desigualdades que se manifiestan en las zonas rurales: dificultad en el acceso a la tierra; problemas en los niveles de adopción tecnológica y de productividad, así como en la rentabilidad, financiamiento, infraestructura productiva, acceso a mercados formales, niveles educativos y acceso a servicios básicos.

Las estrategias de sobrevivencia de las personas en situación de pobreza se convierten con frecuencia en causas de destrucción de bosques y de contaminación de las aguas y el suelo, generando situaciones de precariedad de su propia higiene y salubridad.

El limitado presupuesto del ente rector, la pobreza y marginación entre las personas que ocupan la zona de montaña (dominicanos/más e inmigrantes ilegales) y en los Parques Nacionales y cuencas de los principales ríos del país, son los principales desafíos que deben vencidos para lograr una seguridad social y medioambiental.

El manejo de las tierras de ladera y los conflictos de uso sobre este tipo de tierras que presentan una creciente degradación por prácticas agrícolas inadecuadas, suponen un importante desafío para el presente y el fu

Sinergias

La FAO y otras agencias y programas del Sistema de Naciones Unidas, elaboraron el Marco de Asistencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo (MANUD) para el cuatrienio 2012-2016.

Las relaciones de la FAO con las autoridades del gobierno y las ONG del país, se han mantenido en sano estado y fortalecidas con el tiempo, facilitando las acciones de la Representación de la FAO a nivel local. Así también, se han estrechado vínculos de cooperación entre las Representación de país del IICA y la FAO.

Algunos convenios y/o acuerdos liderados por la FAO, en los que la República Dominicana mantiene un papel activo son entre otros: Convenio de Rotterdam sobre el Procedimiento de Consentimiento Fundamentado Previo Aplicable a Ciertos Plaguicidas y a Productos Químicos Peligrosos Objeto de Comercio Internacional, Código de Conducta para la Pesca Responsable, Codex Alimentarius y Convención Internacional de Protección Fitosanitaria.

Se ejecuta el Proyecto sobre Monitoreo y Notificación de Incidentes de Salud relacionados con Formulaciones de Plaguicidas Extremadamente Peligrosas bajo el Convenio de Rotterdam, dónde se capacitará a productores en el manejo y uso adecuado de plaguicidas, Buenas Prácticas Agrícolas y Marco Legal y donde se establecerá el Programa de Vigilancia y Monitoreo.