FAO.org

Inicio > La resiliencia > Noticias y eventos > historia-detalle
La resiliencia
Japón dona 8 millones de dólares para reforzar la seguridad alimentaria y nutricional en Yemen

Japón dona 8 millones de dólares para reforzar la seguridad alimentaria y nutricional en Yemen

31/01/2019

Japón ha contribuido con más de 8 millones de dólares EEUU (891 millones de yenes) para apoyar la labor de la FAO para mejorar la seguridad alimentaria y nutricional de los hogares más vulnerables en Yemen, que se enfrenta la mayor crisis humanitaria del mundo.

Esta mejora se logrará suministrando insumos y servicios agrícolas cruciales, incluida la distribución de semillas de cereales y leguminosas, la reposición de ganado y la rehabilitación de los sistemas de riego y otras instalaciones agrícolas, a través de programas de “dinero por trabajo”. Estas intervenciones ayudarán a las familias con inseguridad alimentaria a producir alimentos vitales y generar ingresos, a la vez que estimularán las economías locales con la creación de empleos rurales.

El proyecto, con una duración de dos años, tiene como objetivo llegar a unos 200 000 yemeníes afectados por el conflicto. El acuerdo de financiación fue firmado hoy en la sede de la FAO en Roma por el Embajador de Japón en Italia y Representante Permanente ante la FAO, Keiichi Katakami, y el Director General de la FAO, José Graziano da Silva.

“La FAO está a la vanguardia de la lucha contra el hambre en Yemen, ofreciendo a las personas extremadamente vulnerables los medios para reanudar y mantener la producción de alimentos para sus familias y comunidades”, señaló Graziano da Silva. “Esta generosa contribución del Gobierno de Japón nos permite continuar apoyando al pueblo yemení en su momento de mayor necesidad. Permitirá a la FAO –añadió- ayudar a salvar las vidas y los medios de subsistencia de las personas con mayor inseguridad alimentaria del país y también ayudará a relanzar la agricultura para reducir su dependencia de la ayuda alimentaria y las importaciones de alimentos a largo plazo”.

“Nos satisface mucho anunciar que Japón apoyará el trabajo de la FAO a través de este proyecto que apunta a mejorar la productividad agrícola de más de 27 500 hogares”, aseguró por su parte Katakami. “Este proyecto –dijo- proporcionará ayuda humanitaria fundamental para la población rural al mejorar los sectores agrícolas y ganaderos, lo que estimulará la producción de alimentos en los hogares y aumentará su resiliencia ante la crisis”.

En el marco del proyecto, la FAO pretende también centrarse en la ayuda de emergencia y la protección del ganado. El suministro de piensos y de servicios de sanidad animal -como campañas de vacunación-, garantizará la disponibilidad de productos, especialmente leche, para los miembros más vulnerables de las familias pobres, sobre todo niños, mujeres embarazadas y madres lactantes. Además, la financiación japonesa permitirá a la FAO mejorar las prácticas de producción alimentaria y reforzar la capacidad de las comunidades para gestionar los recursos de tierra, suelo y agua de manera sostenible.

Plan de prevención de la hambruna de la FAO

Esta contribución vital ayudará a cubrir las necesidades de apoyo a los medios de vida identificadas en un nuevo Plan de prevención de la hambruna para Yemen, que acaba de publicar la FAO. El plan destaca que se necesitarán unos 83 millones de dólares EEUU en los próximos seis meses para ayudar a 1,6 millones de las personas más vulnerables y con mayor inseguridad alimentaria, a través de asistencia basada en dinero en efectivo e intervenciones sobre los medios de vida agrícolas.

Se espera que la ayuda de emergencia aumente el poder adquisitivo de los hogares más vulnerables, estimule la demanda local, refuerce el funcionamiento de los mercados y mejore la disponibilidad y el acceso a los alimentos en las zonas de riesgo de hambruna. También servirá para rehabilitar las infraestructuras agrícolas comunitarias.

La peor crisis alimentaria del mundo

La actual situación humanitaria en Yemen es la peor que se ha vivido en el mundo en las últimas décadas. Ahora que el conflicto entra en su quinto año, su impacto en la vida de la gente continúa aumentando con cada día que pasa.

La población ha agotado sus mecanismos de supervivencia, lo que ha llevado a inseguridad alimentaria y malnutrición generalizadas en el país. El conflicto ha comprometido gravemente la producción de alimentos, destruido los medios de subsistencia y reducido el poder adquisitivo de los yemeníes, lo que dificulta a muchos de ellos satisfacer sus necesidades mínimas de alimentos.

Según el análisis más reciente de la Clasificación Integrada de las Fases de la Seguridad Alimentaria (CIF) en diciembre de 2018, casi 16 millones de personas en Yemen (un 53 por ciento de la población) padecen hambre aguda severa. Sin la ayuda alimentaria humanitaria, más de 20 millones de personas (67 por ciento de la población) padecerían inseguridad alimentaria severa, con un número significativo de personas encontrándose al borde de la hambruna.

Los niveles de malnutrición continúan igualmente aumentando en Yemen. Una reciente encuesta concluyó que casi un tercio de las familias tienen carencias en sus dietas y casi nunca consumen alimentos como legumbres, verduras, frutas, productos lácteos o carne. Más de 3 millones de mujeres embarazadas y lactantes y de niños menores de cinco años necesitan ayuda para prevenir o tratar la malnutrición.

La agricultura es un sector vital para la seguridad alimentaria y nutricional en Yemen, empleando al 54 por ciento de la población, y debe ser parte integral de la respuesta humanitaria para evitar que empeore la grave situación de seguridad alimentaria en el país, según ha advertido la FAO. En total, la Organización de la ONU solicita 218,5 millones de dólares EEUU para suministrar asistencia agrícola a 8,6 millones de personas en 2019.

Asociación FAO-Japón

Japón es el segundo mayor contribuyente al presupuesto ordinario de la FAO, y de los que más contribuciones voluntarias hacen a sus programas de campo en curso. Entre 2014 y 2017, Japón aportó generosamente más de 310 millones de dólares EEUU, incluyendo 90 millones en contribuciones voluntarias. En 2018, el apoyo esencial de Japón al programa humanitario global de la FAO superó los 17 millones de dólares.

Compartir esta página