La resiliencia
Reconstruir para mejorar las condiciones de vida tras el tsunami

Reconstruir para mejorar las condiciones de vida tras el tsunami

23/06/2005

Seis meses después del devastador tsunami que arrasó las costas del océano Indico, es esencial una buena coordinación entre los gobiernos, donantes y organizaciones humanitarias para asegurar que la ingente cantidad de recursos destinados a la reconstrucción sean canalizados correctamente y ayuden a los damnificados a conseguir mejores condiciones de vida que las que tenían antes del desastre, según informó hoy la FAO. 

"La ayuda inadecuada o descoordinada provoca más perjuicios que beneficios", aseguró Richard China, coordinador en Roma de las actividades de reconstrucción de la FAO. "Estamos trabajando con los ministerios y las autoridades locales para alcanzar un consenso con las organizaciones no gubernamentales sobre que se debe hacer, dónde, por quién y como, proporcionando además ayuda técnica para evitar la inútil duplicidad o fragmentación de proyectos o actividades no sostenibles". 

Hasta la fecha, la FAO cuenta con 53 millones de dólares EE.UU. de fondos aprovados para sus operaciones tras el tsunami, y ha desplegado más de 70 expertos internacionales y regionales para ayudar a los países afectados en la evaluación de sus necesidades, la coordinación y la planificación y distribución de ayuda de emergencia y para la reconstrucción a largo plazo. 

Entre los donantes al programa de la FAO figuran la Comunidad Europea, Italia, Noruega, Japón, Bélgica, Finlandia, España, China, Reino Unido, Alemania, Canadá, Zambia y Estados Unidos. 

Ayuda directa a pescadores y campesinos 

La FAO proporciona asistencia directa a través de intermediarios gubernamentales y no gubernamentales a pescadores y campesinos que reciben, entre otro material, herramientas y piezas de recambio para los motores de los barcos, redes de pesca, semillas, aperos agrícolas, motocultores para los arrozales y equipos para reparar los sistemas de irrigación y de drenaje. También reciben asesoramiento, formación y equipos para hacer frente a la salinización de las tierras de cultivo. 

La organizacion de la ONU apoya los programas de limpieza y rehabilitación de los arrozales cubiertos de escombros, de forma que las comunidades afectadas puedan recuperar sus medios de subsitencia y reiniciar la producción agrícola. 

El programa forestal promovido por la FAO para la ayuda tras el tsunami incluye la evaluación de las necesidades de madera para la reconstrucción de casas y otras infraestructuras, junto a la identificación de las fuentes de suministro. Este programa ha tenido resultados positivos en lo que respecta a la acción gubernamental para proteger los bosques y las reservas naturales de fauna protegida, así como para hacer frente al peligro creciente de la tala ilegal y la deforestación. 

La FAO desarrolla también un programa para ayudar a planificar el uso de la tierra a nivel de distrito y de las aldeas, con el objetivo de identificar oportunidades para la rehabilitación de los bosques, la reforestación y la agrosilvicultura que puedan proporcionar protección a las tierras costeras y medios de subsistencia a la población local. 

Además, la FAO ha proporcionado un apoyo esencial a diversos ministerios implicados y bancos de desarrollo en la preparación de sus planes de reconstrucción. En Indonesia, la Agencia de Rehabilitación y Reconstrucción para Aceh y Nias pidió a la FAO la semana pasada asesoramiento en los sectores pesquero, agrícola y forestal para ayudar al Gobierno en una planificación más detallada en su plan de ayuda a la región. 

Efecto multiplicador 

"El presupuesto de la FAO es relativamente pequeño en comparación con los miles de millones recibidos por otras organizaciones, pero nuestra asistencia técnica y nuestra pericia tendrán un efecto multiplicador, ayudando a optimizar resultados sostenibles de todos los recursos desplegados para la reconstrucción de los medios de subsistencia basados en la pesca y la agricultura", aseguró China. 

Aproximadamente, un 40 por ciento de los fondos de la FAO destinados al tsunami han sido ya distribuidos a los países afectados y dedicados para la compra de bienes y la ayuda técnica. 

Mientras que la FAO cuenta con recibir en breve otros 22 millones de dólares EE.UU. de los donantes, se necesitan 50 millones de dólares EE.UU. para que este organismo pueda mantener y extender su asesoramiento técnico y la ayuda directa para cubrir las necesidades de los pescadores y campesinos locales, de modo que puedan recuperar su autonomía y dignidad.

Compartir esta página