EL ARROZ ES VIDA
  Todo sobre el arroz
ChinaEl arroz en el mundo

China es uno de los centros originarios del cultivo del arroz. Es el mayor productor de arroz del mundo y el pionero del arroz híbrido. En las llanuras del norte de China, la cosecha del arroz es desde mayo/junio a agosto/septiembre. En el valle del río Yangtzé, el arroz se siembra de abril a junio y se recoge de agosto a octubre. En el sureste de China, las primeras cosechas de arroz (de marzo a julio) y las últimas (de junio a noviembre) son abundantes. En la mayor parte de Yunan, la cosecha del arroz es generalmente larga, ya que dura desde marzo hasta septiembre.

El arroz índica (Hsien) es el que predomina en el sur, mientras que las plantaciones de arroz japónica (Keng) están ampliamente extendidas por el norte. También se encuentran enormes plantaciones de arroz aromático, glutinoso y de otros tipos especiales. El cultivo comercial del arroz híbrido ha permitido diversificar para otros usos cerca de dos millones de hectáreas de arrozales, lo que ha permitido aumentar los ingresos de los granjeros. La producción de arroz, las actividades posteriores a la cosecha y la transformación del arroz en otros productos constituyen la principal fuente de empleo e ingresos para al menos 50 millones de familias.

El arroz es el alimento básico de los chinos. En el pasado, la gente se saludaba mutuamente diciendo "¿Ya se comió hoy el arroz?". China tiene una espléndida colección de recetas con arroz, y el arroz frito es un plato muy popular. Las variaciones del arroz frito son innumerables, según el tipo y la cantidad de ingredientes añadidos. En la actualidad, este sabroso y versátil plato no tan sólo es popular en China, sino en todo el mundo.


Arroz frito chino (4 raciones)


Ingredientes:

- 4 tazas de arroz hervido
- 4 huevos
- media cucharadita de sal
- 3 cucharadas de aceite vegetal
- unas cuantas rodajas de jengibre fresco
- 1 cebolla cortada a rodajas finas



Preparación:

Rompa los huevos en un cuenco, añada media cucharadita de sal y la mayor parte de la cebolla cortada a rodajas (guarde algunas rodajas de cebolla) y mézclelo bien. Caliente un wok grande antiadherente a fuego medio hasta que alcance la temperatura suficiente para que se evapore una gota de agua con sólo tocar la superficie. Vierta 1 cucharada de aceite vegetal. Eche la mitad de las rodajas de cebolla. Caliente hasta que eche humo. Añada la mezcla del huevo y, cuando se formen burbujas en los bordes, diríjala hacia el centro a la vez que ladea el wok para que los huevos se cuezan uniformemente. Saque la mezcla cocinada del wok y córtela a rodajas.

Esparza el arroz hervido para separar los granos. Vierta 2 cucharadas de aceite vegetal en el wok caliente, eche las rodajas que quedan de cebolla y las de jengibre fresco. Cuando el aceite esté caliente, añada el arroz y remueva bien para que los granos de arroz se bañen en aceite durante 3 minutos. Añada las rodajas de huevo. Mezcle bien.

Sirva inmediatamente. Alíñelo con un poco de aceite de sésamo tostado o de salsa de soja si desea un sabor más fuerte.