EL ARROZ ES VIDA
  Todo sobre el arroz
Ciencia del arrozEl arroz y nosotros

El arroz híbrido tiene un buen potencial para mejorar la seguridad alimentaria de los países de escasos recursos donde la tierra cultivable es escasa, la población va en aumento y la mano de obra no es costosa

La ciencia del arroz ha hecho grandes progresos. Durante las últimas décadas, el aumento de la demanda de arroz se ha compensado principalmente gracias a las medidas de aumento del rendimiento de la Revolución Verde de los años 70, que introdujo unas variedades mejoradas de arroz y unas tecnologías más avanzadas para la producción.

Sin embargo, en los últimos años, la eficaz aplicación de los avances en la investigación ha sido lenta, sobre todo en las zonas de tensiones físicas tales como la sequía, las inundaciones, la salinidad y la acidez. Durante el mismo período, la población consumidora de arroz ha seguido creciendo, mientras que los recursos terrestres e hidrológicos han disminuido.

La ciencia ofrece la base para incrementar la productividad y la eficacia de los sistemas basados en el arroz. Las tecnologías avanzadas permites que los agricultores puedan cultivar más arroz en un menor espacio de tierra y con menos cantidad de agua, mano de obra y pesticidas, lo que reduce el daño al medioambiente. Paralelamente, la mejora genética, el control de las algas y de las plagas, la gestión del agua y la productividad del aumento de la eficacia del uso de los nutrientes, reducen el coste y mejoran la calidad de los productos de los sistemas de producción basados en el arroz.

Se están desarrollando nuevas variedades de arroz que ofrezcan un mayor valor nutricional, minimicen las pérdidas postcosecha y ofrezcan una mayor resistencia a la sequía y a las plagas. Los últimos avances en el arroz híbrido y el nuevo arroz para África (NERICA) son sólo dos ejemplos de las contribuciones de la ciencia al desarrollo del arroz. Además, organismos de investigación públicos y privados han trabajado conjuntamente para determinar la secuencia del ácido nucleico del genoma completo del arroz.

La base de datos del ADN resultante permitirá crear, en un futuro no muy lejano, una nueva generación de variedades de arroz, entre ellas unas variedades con unas mejores cualidades nutricionales. Deberían reforzarse las asociaciones entre los centros CGIAR, los Sistemas de Investigación Agrícola Nacionales y el sector privado, especialmente en el área de la biotecnología moderna, para mejorar la calidad del arroz, la productividad y la eficacia de la producción arrocera.