Antecedentes

A pesar de los esfuerzos que se han realizado tanto a nivel nacional como internacional para luchar contra el hambre, el número de personas desnutridas en el mundo continúa siendo excesivamente alto, llegando casi a los mil millones en 2010. Asia Pacífico es la región con el mayor número de personas desnutridas (3.500 millones), aunque la proporción sigue siendo muy elevada en África del Subsahara, donde un 28% de la población aún sufre de desnutrición (SOFI 2010).

Para poner fin a esta tendencia, es importante entender cómo conseguir que las políticas y programas actuales a nivel mundial, nacional y local sean más efectivos en cuanto al impacto sobre la reducción del hambre. Con este fin, es necesario dedicar mucho más trabajo en establecer un entorno más propicio para la seguridad alimentaria, instaurar sistemas y procesos más eficientes y efectivos para la creación de políticas y programas, determinar seguimiento y monitoreo, como también adoptar enfoques de gestión basada en los resultados que sean mucho más eficaces en el área de seguridad alimentaria. Se espera que esto ayude a mejorar la efectividad, asegurar una mayor responsabilidad en la gestión y sobre todo a proporcionar bases para un aprendizaje sistemático basado en los éxitos y fracasos de la lucha contra el hambre, la seguridad alimentaria y la malnutrición.

Fundamento

El informe de la evaluación externa independiente (EEI) de la FAO  emitido el 2007 hace un llamado a renovar los esfuerzos con el fin de formular un marco estratégico para la Organización que se integrará al documento de planificación tradicional, es decir, al Plan de Mediano Plazo y al Programa de Trabajo y Presupuesto. Ambos documentos están basados firmemente en los principios de la Gestión Basada en Resultados (RBM).

En noviembre de 2009, la conferencia de la FAO aprobó un nuevo Marco Estratégico que contempla el período entre 2010 y 2019 y en el que se abordan los 3 Objetivos Mundiales de los Miembros de la FAO existentes dentro del marco de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). En la Conferencia también se aprobaron un conjunto de 11 Objetivos Estratégicos (OE), Objetivos Funcionales (OF) y Funciones centrales (FC) de la FAO, además del entorno favorable y las vías de acción de dicha organización.

En este contexto, la Agencia de Cooperación Internacional de Flandes (FICA), a nombre del Gobierno de Flandes y conforme a sus actividades a favor de la seguridad alimentaria en la zona de África Austral, especialmente en Malawi, Mozambique y Sudáfrica, expresó sus intenciones de brindar apoyo también a la labor normativa de la Organización en el área de seguridad alimentaria y la lucha contra el hambre de manera transversal centrándose en África Austral.

Las actividades que respaldará la FICA, tal como se ha propuesto en esta nota, se sustentarán en los recursos, herramientas y técnicas desarrolladas por la FAO y contribuirán al logro de los resultados que se detallan en el Marco Estratégico de la FAO, especialmente en el Objetivo Estratégico (H) en materia de la Mejora de la seguridad alimentaria y la nutrición, como también en el Resultado de la Organización 1 (H01OR1), en la que se señala: “Los países y las otras partes interesadas han fortalecido su capacidad para formular, implementar y supervisar políticas, estrategias y programas que sean coherentes con el fin de abordar las causas fundamentales del hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición”.

Financiado por
el Gobierno de Flandes