Historias sobre alimentos y el medio ambiente

SAVE FOOD: Iniciativa mundial sobre la reducción de las pérdidas y el desperdicio de alimentos 
La Iniciativa SAVE FOOD (AHORREMOS ALIMENTOS) es una campaña mundial para reducir las pérdidas y el desperdicio de alimentos, que se calcula ascienden a 1.300 millones de toneladas anuales.

Un tercio de los alimentos producidos en el mundo para el consumo humano se desecha (se tira) o se pierde, junto con los recursos naturales utilizados para producirlos. Aunque las pérdidas de alimentos se producen en todas las etapas de la cadena de suministro alimentario, sus causas y sus repercusiones en distintos lugares del mundo varían. En los países en desarrollo, los más afectados por las pérdidas de alimentos son los pequeños agricultores. Casi el 65 % de estas pérdidas de alimentos ocurren en la etapa de la producción, el período posterior a la cosecha y la etapa de la elaboración. En los países industrializados, el desperdicio de alimentos se produce principalmente a nivel del comercio minorista y del consumidor, debido a una mentalidad que lleva a “tirar”. Con la Iniciativa SAVE FOOD se pretende limitar las pérdidas y el desperdicio de alimentos para ayudar a mejorar los medios de vida y la seguridad alimentaria de los más de 900 millones de personas hambrientas del mundo.

Con el apoyo de más de 50 empresas hasta la fecha, están realizándose estudios de campo en regiones en desarrollo a fin de encontrar las mejores maneras para prevenir y reducir las pérdidas de alimentos en las cadenas de suministro alimentario. Paralelamente, se están organizando también estudios para determinar y medir las repercusiones de las pérdidas y el desperdicio de alimentos y los efectos sobre los precios de los alimentos en todo el mundo. De esta manera se respaldará la formulación y aplicación de soluciones sostenibles y eficaces en relación con los costos específicos de cada área.

Para reducir las pérdidas de alimentos, son esenciales nuevas tecnologías, mejores prácticas y coordinación y, por último, inversiones en infraestructura ―desde la producción hasta el consumo de los alimentos―. De manera análoga, la concienciación sobre las repercusiones del desperdicio de alimentos es importante para cambiar la mentalidad del "desecho" y establecer normas relativas a las políticas.

Para sumarse a SAVE FOOD: Iniciativa mundial sobre las pérdidas y el desperdicio de alimentos, visite www.fao.org/save-food . 

Ahorrar para crecer – Intensificación sostenible de la producción agrícola

La intensificación sostenible de la producción agrícola (SCPI, siglas en inglés) puede resumirse en las palabras "ahorrar para crecer". La intensificación sostenible implica una agricultura productiva que conserva y refuerza los recursos naturales. Utiliza un enfoque de ecosistemas que se inspira en la contribución de la naturaleza al crecimiento del cultivo (materia orgánica del suelo, regulación de flujos de agua, polinización y depredación natural de plagas) y aplica los insumos externos adecuados en el momento justo y en la cantidad apropiada a variedades mejoradas de cultivos que son resilientes al cambio climático y utilizan nutrientes, agua e insumos externos más eficazmente. Aumentar el uso de los recursos de forma eficiente, disminuir la utilización de combustibles fósiles y reducir la degradación ambiental directa son componentes clave de este enfoque, ahorrando dinero a los agricultores y evitando el efecto negativo de una sobreutilización de determinados insumos.

Para obtener más información sobre este enfoque al manejo de de cultivos, visite el sitio web en http://www.fao.org/ag/save-and-grow/es/index.html  

El Programa regional de manejo integrado de productos y plagas (MIPP) de África Occidental

Establecido para mejorar las capacidades agrícolas y concienciar a los pequeños agricultores sobre las alternativas a los productos químicos tóxicos, el Programa regional de manejo integrado de productos y plagas (MIPP) de África Occidental trabajó a finales de 2010 con 116.000 agricultores de cuatro países de África Occidental, consiguiendo mayores rendimientos e ingresos y realizando progresos sustanciales en la reducción del uso de pesticidas químicos. El Programa MIPP se construye sobre tres objetivos principales: crear capacidades agrícolas locales, mejorar la seguridad alimentaria y los medios de vida y concienciar sobre las externalidades negativas y las alternativas positivas.

Lee más sobre el Programa de manejo integrado de productos y plagas (MIPP) en el artículo de fondo de la FAO "Menos plaguicidas y más cosechase ingresos (Fewer pesticides and higher yields and income)"  

Agricultura climáticamente inteligente

La agricultura climáticamente inteligente (CSA, siglas en inglés), que incluye los cultivos, la ganadería, la silvicultura y la pesca, trata de aumentar de forma sostenible la productividad agrícola y los ingresos, crear resiliencia ante las crisis y variabilidad climáticas y reducir y eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero a través de la adopción de una planificación y financiación integradas para el desarrollo agrícola. La CSA se basa en el principio de especificidad del lugar: las prioridades y las prácticas de la agricultura climáticamente inteligente varían según el lugar.

Para tener más información sobre la agricultura climáticamente inteligente en Malawi, Zambia y Vietnam visite el sitio web del programa EPIC de la FAO.

El Proyecto de Mitigación del Cambio Climático en la Agricultura (MICCA) está trabajando en soluciones para ampliar el alcance de los Sistemas Integrados de Alimento-Energía (IFES, siglas en inglés) y mejorar su eficiencia en Viet Nam. Visite http://www.fao.org/climatechange/micca/es/ 

última actualización:  viernes 22 de junio de 2012