FAO.org

Inicio > Themes_collector > Empleo rural decente > Subsectores agrícolas > Producción agrícola
Empleo rural decente

Producción agrícola

La agricultura proporciona empleos a unos 1.300 millones de minifundistas y trabajadores sin tierra en todo el mundo. Nueve de cada diez operaciones agrícolas del mundo son administradas por familias y cerca del 80 por ciento de los alimentos mundiales son producidos por granjas familiares que son operadas y casi en su mayoría dependen de la mano de obra familiar. Los pequeños agricultores y los agricultores familiares tienen fuertes vínculos económicos con el sector rural, contribuyen en gran medida al empleo, en especial en países en vías de desarrollo donde la agricultura sigue concentrando la mayor parte de la fuerza laboral.

No obstante, muchas familias de pequeños agricultores viven en la pobreza, enfrentan inseguridad alimentaria y tienden a tener una menor orientación comercial como resultado de su restringido acceso a mercados. Esta situación suele ser producto de infraestructura deficiente (por ejemplo, caminos e instalaciones de almacenamiento) y acceso limitado a instrumentos de gestión financiera y de riesgos. Además, es habitual que los pequeños agricultores vean limitados sus esfuerzos por introducir mejores prácticas agrícolas e innovaciones debido a servicios de asesoría rural y extensión inadecuados y a acceso limitado a capacitación y educación. A menudo también ven restringida su capacidad de participar e influir en el diálogo sobre políticas.

En muchas zonas rurales, el acceso a servicios básicos, tales como la salud, el agua limpia y el saneamiento, es sumamente limitado, lo cual puede tener un efecto perjudicial en los medios de vida de agricultores vulnerables puesto que gran parte de las labores agrícolas están revestidas de peligro y pueden provocar enfermedades, lesiones o incluso la muerte, especialmente cuando las normas de salud y seguridad son laxas. La desigualdad de patrones de acceso y control de recursos naturales como tierra y agua también influye en la capacidad de los pequeños agricultores de elevar su productividad y mejorar sus ingresos. Tales desafíos afectan particularmente a las mujeres y jóvenes rurales y dicho efecto puede verse exacerbado por factores como el cambio climático y la degradación del medio ambiente. 

La función de la FAO:

La FAO busca promover el crecimiento sostenible de la productividad en operaciones agrícolas familiares a fin de elevar sus ingresos y generar oportunidades de empleo decente para trabajadores rurales sin tierra. Por otra parte, se aboca a mejorar la salud y la seguridad ocupacional en la agricultura, con énfasis en erradicar las peores formas de trabajo infantil. Además, ofrece asistencia a los gobiernos para incorporar normas laborales internacionales a la legislación laboral nacional y promover su aplicación en zonas rurales remotas. Finalmente, se esfuerza por promover un entorno propicio para organizaciones de productores fuertes, eficaces e inclusivas que puedan facilitar el acceso de agricultores familiares a mercados, tecnologías y servicios financieros y ayudar a pequeños agricultores a hacerse oír en los procesos de formulación de políticas.