SAVE FOOD: Iniciativa mundial sobre la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos
 

Programa

Estudios de campo

La iniciativa SAVE FOOD lanza su primer estudio de campo para reducir las pérdidas de alimentos en Kenya

La iniciativa SAVE FOOD y algunas partes interesadas de Kenya han unido esfuerzos para reducir las pérdidas de alimentos y mejorar la seguridad alimentaria en el país examinando puntos clave de la cadena de suministro de alimentos en los que hay pérdidas. El estudio evaluará la magnitud de las pérdidas de alimentos, sus principales causas y la relación coste-rendimiento de las medidas de prevención de pérdidas de alimentos propias a cuatro cadenas de suministro de alimentos (plátanos, productos lácteos, pescado y maíz).

"Este estudio servirá de modelo para otros estudios de campo que se organizarán próximamente en siete países de África y Asia. Todos los estudios de campo se llevarán a cabo combinando un enfoque de cadena de alimentos para evaluar pérdidas con un análisis coste-beneficio con el fin de determinar qué intervenciones producen los mejores retornos por inversión", señaló Robert van Otterdijk, jefe de equipo de SAVE FOOD.

Aunque las pérdidas y el desperdicio de alimentos ocurren en todas las etapas de la cadena de suministro de alimentos, sus causas y repercusiones varían según los países. En los países en desarrollo, las pérdidas de alimentos afectan con más dureza a los pequeños agricultores. Cerca de un 65 % de estas pérdidas de alimentos tienen lugar en las etapas de producción, poscosecha y procesamiento. En los países industrializados, el desperdicio de alimentos se produce principalmente a nivel del comercio minorista y del consumidor debido a una mentalidad de "derroche".

La iniciativa SAVE FOOD tiene en cuenta esta diferencia y concentra sus esfuerzos en fortalecer las cadenas de suministro de alimentos de los países en desarrollo, empezando por Kenya, aumentando al mismo tiempo la sensibilidad sobre el desperdicio alimentario en los países industrializados.

Los estudios cubrirán siete países (Camerún, India, Senegal, Tailandia, Uganda y Vietnam) y examinarán los siguientes grupos de productos básicos: cereales, frutas y hortalizas, raíces y tubérculos, lácteos, carne y pescado.