SAVE FOOD: Iniciativa mundial sobre la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos
 

Consulta de expertos sobre las pérdidas de alimentos y la reducción de desperdicios en la región del Cercano Oriente

Reunión Regional FAO - 18-19 de diciembre de 2012 - Sharm El Sheikh, Egipto

En línea con el compromiso de la FAO, la Conferencia regional de la FAO para el Cercano Oriente (NERC) de 2012 destacó la importancia de ayudar a los países miembros para hacer frente a los desafíos clave relacionados con las pérdidas de alimentos y con los desperdicios y al desarrollo de un plan para reducirlos en un 50 por ciento en diez años en la región del Cercano Oriente.
A fin de dar seguimiento a las recomendaciones y reconociendo plenamente la importancia de compartir el conocimiento del problema y su impacto en la seguridad alimentaria y nutricional, la Oficina de la FAO para el Cercano Oriente organizó una Consulta regional de expertos para elaborar un plan de trabajo regional sobre las pérdidas de alimentos y la reducción de desperdicios y para incorporar los resultados de la consulta en las principales políticas de seguridad alimentaria y nutricional y estrategias en la región.
Tomadores de decisiones, expertos sectoriales y las diferentes partes interesadas clave de la región participaron activamente en esta consulta, que es la primera de este tipo en la región, para reunir a los actores políticos y las partes interesadas clave que tratan el problema de las pérdidas de alimentos y desperdicios.

Antecedentes 
Debido a varias limitaciones, la región del Cercano Oriente y África del Norte no produce suficiente comida y, al mismo tiempo, pierde y desperdicia grandes cantidades de alimentos en toda la cadena de suministro, desde la producción inicial hasta el consumo doméstico final. El resultado es una dependencia grande y creciente de la importación de alimentos, y un problema de inseguridad alimentaria importante.
La región pierde más de 16 millones de toneladas de trigo cada año por valor de más de $6 000 millones. Las pérdidas de alimentos y los desperdicios en la región se estiman en 15-20 por ciento de cereales y granos, hasta un 30 por ciento de carne y productos lácteos, hasta un 40 por ciento en los productos de pesca y hasta un 50 por ciento en frutas y verduras, con un despilfarro considerable de recursos, incluyendo el agua, la tierra, la energía, el trabajo y el capital.
La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha reconocido desde hace tiempo la importancia de una acción concertada relativa a las pérdidas de alimentos y la reducción de desperdicios como medio estratégico para mejorar la seguridad alimentaria y nutricional y la inocuidad y la calidad de los alimentos, y ha estado comprometida durante los últimos cuarenta años en ayudar a los países en desarrollo a reducir las pérdidas de alimentos a nivel nacional a través de proyectos y programas específicos.




Back