SAVE FOOD: Iniciativa mundial sobre la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos
 

Evento sobre los residuos de alimentos en el Consejo de Administración del PNUMA

Disfruta de la comida en vez de tirarla

Los ministros de medioambiente, representantes de Messe Düsseldorf, la FAO y cientos de dignatarios disfrutaron de una comida destinada al cubo de la basura.

En la tradicional recepción del Consejo de Administración del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) celebrada recientemente, los organizadores introdujeron un cambio: todas las hortalizas que se sirvieron durante la cena habían sido rechazadas por los exportadores debido a razones estéticas, una de las principales causas del desperdicio de alimentos en el mundo.

«La solución al problema es bastante sencilla», explica Tristram Stuart, fundador de Feeding the 5000, una ONG con sede en el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte que lucha contra el desperdicio de alimentos.

«Cada uno de los presentes hoy aquí se ha ‘comido’ el mensaje. No es necesario ningún discurso para ser efectivo. Cuando prueban la comida, se dan cuenta de que tiene un sabor delicioso y entonces se preguntan: ¿por qué se tira?».

El objetivo del evento era poner de relieve la gran cantidad de comida en perfecto estado que acaba en cualquier parte.

«Un tercio de la producción total del planeta se pierde entre la explotación y la tienda o la familia que iba a consumirla. ¿Te lo puedes creer?», explicó el director ejecutivo del PNUMA en el evento. «Debemos preguntarnos cómo esto es posible en un mundo con tal cantidad de tecnologías modernas y mercados», afirmó.

El PNUMA ya se está preparando para el Día Mundial del Medio Ambiente (el 5 de junio) que se celebrará en Mongolia. El lema de este año es «Piensa. Come. Ahorra. Reduce tu huella».

«Se desperdician alimentos de diferentes maneras», explicó Modibo Traore, coordinador subregional de la FAO para África oriental. «En los países en desarrollo, la mayoría de las pérdidas se dan en la producción debido a la falta de infraestructura y de un equipamiento apropiado. En cambio, en los países desarrollados, los alimentos se desperdician en la distribución y a nivel del consumidor».

El desperdicio de alimentos de los usuarios finales fue el ejemplo de la velada. La publicidad y la costumbre han instaurado la idea de que las hortalizas deben tener una apariencia estándar y brillante. Si no es así, o no se venden a los supermercados o simplemente el consumidor no las elige al hacer la compra. Cerca de la mitad del desperdicio de alimentos se debe a esa absurda moda de la apariencia de las hortalizas que, al fin y al cabo, acabarán troceadas, fritas o hervidas.

Los comensales sedientos de más información podían visitar a lo largo de la semana la exposición de SAVE FOOD en los locales del PNUMA. El socio de SAVE FOOD, Messe Dusseldorf, creó una muestra interactiva en la que se ilustraba la progresión de las pérdidas de alimentos a lo largo de la cadena alimentaria de valor basándose en el estudio Pérdidas y desperdicio de alimentos en el mundo que llevó a cabo la FAO en 2011.

«Si el objetivo es reducir el impacto medioambiental y aumentar el suministro de alimentos en aquellos lugares del mundo en los que no hay comida suficiente», explicó Stuart de la ONG Feed the 5000 al final del evento, «reducir el desperdicio de alimentos es la forma más simple para conseguir ambos fines al mismo tiempo»




Back