Tecnología energetíca y ambiental Medio ambiente

Febrero 2000

Desde la Base hacia una Política de Energía Renovable para la Agricultura Sostenible y Desarrollo Rural en Honduras

preparado por el Servicio del Medio Ambiente y los Recursos Naturales (SDRN)
Dirección de Investigación, Extensión y Capacitación, FAO


Como parte del seguimiento de la Cumbre de la Tierra, celebrada en Rio de Janeiro en 1992, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) fué designada coordinadora sectorial del Capítulo 14 de Agenda 21 - Agricultura Sostenible y Desarrollo Rural (ASDR). El objetivo principal de la ASDR es de aumentar la producción de alimentos y la seguridad alimentaria, sin perjudicar los recursos naturales. El subtema k) destaca la importancia de la energía rural para lograr este aumento de productividad.

En teoría, la energía, especialmente la renovable - tiene un gran potencial para contribuir a los objetivos de SARD sin perjudicar los recursos naturales; en la práctica, la integración se hace difícil en gran parte por razones institucionales. La mayoría de los proyectos de electrificación rural y de energía renovable se desarrollan por el sector energético sin involucrar a otros sectores; y los proyectos de desarrollo agrícola y rural no toman en cuenta la energía renovable.

FAO colaboró en Honduras con las instituciones nacionales en el proceso de integrar proyectos de energía renovable en el desarrollo rural desde la base: la demanda de las comunidades.

Energía en el Sur de Lempira1

Desde el inicio de 1994 un de los componentes más importantes del Proyecto Desarrollo Rural del Sur de Lempira (PROLESUR) es el manejo y uso racional de los recursos naturales. Al verse los problemas relacionados al uso de energía en la zona y su relación con otros componentes del proyecto tales como el manejo de microcuencas (leña, recursos hídricos), el mejoramiento de la vivienda (fogones mejorados, iluminación adecuada) y la producción agrícola (riego), se decidió profundizar más en el tema de energía. En 1997 se inició la colaboración con la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (SERNA, donde reside la Dirección General de Energía) y La Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) para identificar las demandas energéticas de las comunidades desde la base. En estudios participativos se identificaron el uso y la demanda de energía de las comunidades y sus prioridades. En base a los resultados, se desarrolló un portafolio de inversiones en Energía Rural y Renovable en la zona.

Los resultados del estudio indicaron que la gente invierte más dinero y tiempo en energía de lo que se pensó: un promedio por año de más de 1,000 lps2 únicamente para iluminación (velas/candil); y más de 80 cargas de leña - que corresponde a un valor de 1700 lps. De las prioridades expresadas por la población, la energía siempre salió entre el primer y quinto lugar, sobretodo para iluminación. En las reuniones se seleccionaron proyectos de energía solar para hogares y uso comunal; proyectos de manejo del bosque; y proyectos hidroeléctricos.

En base de esta priorización se desarrollaron varios proyectos demostrativos comunales y un estudio de seguimiento. En total se instalaron 9 sistemas solares para edificios comunales, 4 linternas solares y 2 pequeños sistemas hidroeléctricos. Además se implementó un plan de manejo comunal de un bosque y se realizó un estudio detallado de consumo y flujo de leña en la zona.

En todos los proyectos se utilizó una metodología participativa para la planificación y el diseño con los siguientes puntos claves:

  1. trabajar según la demanda de la comunidad, con una oferta diversa según la demanda y el desarrollo económico;
  2. aporte organizativo y financiero (10-20%) de la comunidad
  3. organización de la comunidad en relación al financiamiento, uso y mantenimiento
  4. integrar los proyectos energéticos en programas de desarrollo (como la educación y organización comunitaria) para aumentar el impacto;
  5. utilizar tecnología sencilla y (relativamente) barata para que sea accesible a un rango de pobladores locales lo más amplio posible;
  6. utilización o creación de una infraestructura de técnicos locales para instalación y mantenimiento;

Se inició un sistema de crédito para sistemas solares para aumentar la oportunidad de los campesinos invertir en Sistemas Solares Domésticos (SSD), pero este esfuerzo fue interrumpido por la pasada del huracán Mitch en octubre 1998. Los otros proyectos fueron evaluados en 1999.

Energía Solar

Los proyectos solares comunales evaluados funcionaron bien. La mayoría de las comunidades estaban contentas, pero varias indicaron estar dispuestas a pagar una cuota mayor para un sistema más grande. El análisis indicó también que estos proyectos pequeños y de bajo costo pueden tener un gran impacto en las comunidades alejadas, especialmente si están acompañados de programas de educación y organización comunitaria. Estudios sobre el programa de educación para adultos3 utilizado en las comunidades, han mostrado un aumento en el nivel de ingresos de 545 lps. anual promedio por cada año de estudio logrado. Se encontraron asimismo cambios significativos en la vida de las participantes femeninas, tales como mejoras en la salud, aumento en la participación cívica y en el rendimiento escolástico de sus hijos. Estas clases hubieron sido mucho más difíciles sin la energía para iluminación y radiograbadora en la noche. Varias comunidades aprovecharon la oportunidad para mover o crear su tienda comunal en el mismo edificio para tener este servicio comunal de noche. Se vio también que estos proyectos tenían un impacto grande de promoción de la energía solar. Muchas personas indicaron su interés en comprar SSD, especialmente bajo la oportunidad de crédito.

En general la tecnología solar en Honduras es una tecnología comercialmente madura tanto para proyectos de SSD como para sistemas solares para edificios comunales. En la práctica existen varias barreras para su introducción a gran escala, como:

  1. altos costos de inversión en sistemas solares;
  2. problemas de financiamiento (altos costos, falta de crédito);
  3. falta de (material de) promoción e instrucción;
  4. falta de infraestructura de instalación, mantenimiento y venta de repuestos;

Existe buen potencial en Honduras para vencer estas barreras.

Energía hidráulica

Los proyectos hidráulicos revisados mostraron algunas fallas técnicas pero fueron reparados localmente. Esta tecnología todavía necesita mejoramiento y por ende requiere una inversión de tiempo y dinero para llegar a su madurez comercial, pero - en general - la tecnología de pequeñas plantas hidroeléctricas e hidromecánicas tiene un gran potencial en Honduras por:

Seguimiento: desde la base hacia una política energética rural y renovable

Aún con fondos y tiempo limitados, el proceso de desarrollar proyectos energéticos desde la base - desde la demanda de las comunidades - ha generado buenos resultados. La Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (SERNA) ha mostrado interés en apoyar la creación, desde la base, de un mercado sostenible de distribución, instalación, mantenimiento y servicio de sistemas de energía renovable en Honduras en colaboración con FAO. Se ha identificado la potencial sinergia resultante si se atacan las barreras para la creación de este tipo de mercado de manera simultánea desde diversos sectores como la educación, la electrificación de casas y la agricultura. Ambas instituciones han decidido dedicar tiempo y personal a elaborar propuestas y estrategias en más detalle.

(para mayor información escriba a gustavo.best@fao.org o bart.vancampen@fao.org)

Dr. Gustavo Best
Coordinador Principal de Energía
Departamento de Desarrollo Sostenible
FAO-Roma

Ing. Bart van Campen
Oficial de Energía para el Desarrollo Rural
Departamento de Desarrollo Sostenible
FAO-Roma


Literatura


1 Lempira es un departamento en Honduras con una de las tasas más altas de pobreza. PROLESUR es un proyecto de FAO y la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), financiado por la Embajada de Holanda
2lps.= lempiras; 1 US$ es aproximadamente 13.5 lps. (1998)



Back to Top FAO Homepage