Convenciones y acuerdos ambientales Medio ambiente
PROGRAMA 21 10 Recursos de tierra 11 Deforestación 12 Desertificación 13 Montañas
14 Agricultura 15 Biodiversidad Clima Energía

Informes de Avance
FAO, junio 1997
Capítulo 11:
Lucha contra la deforestación

El desafío

La conservación y el desarrollo de los bosques son vitales para el bienestar de los seres humanos. Los bosques ayudan a mantener el equilibrio ecológico y la biodiversidad, protegen las cuencas hidrográficas e influyen en las tendencias del tiempo y en el clima. Los pro-ductos forestales proporcionan a las comunidades rurales madera, alimentos, combustible, forrajes, fibras y fertilizantes orgánicos. Las empresas forestales generan empleo e ingresos. Como una parte inseparable del total del sistema de aprovechamiento de la tierra, los bosques tienen una interrelación importante con la producción agrícola y de alimentos.

Pese a ello, los recursos forestales están siendo agotados a un ritmo alarmante. Anualmente se pierden más de 150 000 km2 de bosques tropicales, sobre todo como resultado de un crecimiento demográfico que da lugar a un aprovechamiento inadecuado de la tierra. En muchos países, los bosques que aún subsisten están siendo degradados por un pastoreo y una tala excesivos, por la contaminación del aire, por actividades mineras y la extracción del petróleo. En el futuro el sector forestal tendrá que hacer frente a una demanda aún más intensa de sus productos y servicios industriales. Y será objeto de una presión creciente en favor de la utilización de las tierras forestales para la agricultura, la construcción de infraestructuras y para usos urbanos.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD) consideró que la protección ambiental era una parte integrante del desarrollo que debería tener como finalidad aliviar la pobreza y lograr un equilibrio entre la eficiencia económica y la sostenibilidad. Como parte de ese criterio, se reconoció que todos los bosques debían ser objeto de una ordenación sostenible como consecuencia de sus servicios y beneficios sociales, económicos y ecológicos. Debía promoverse activamente una amplia participación popular en todo lo relacionado con la silvicultura.

Además, era necesario que la comunidad internacional apoyara los esfuerzos que hacen los países en desarrollo por mejorar la ordenación, la conservación y el desarrollo sostenible de sus recursos forestales. El comercio de productos forestales debería basarse en reglamentos no discriminatorios y mutuamente acordados, y en el acceso a los recursos biológicos se debería tener debidamente en cuenta los derechos soberanos de los países donde se encuentran estos recursos.

Progresos hechos desde la CNUMAD

En febrero de 1997, el Grupo intergubernamental sobre bosques (GIB) de la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible (CDS) completó 18meses de diálogo normativo que ha contribuido a definir el Programa Forestal mundial. Reafirmó que la conservación y el desarrollo sostenible de los bosques son cuestiones de interés internacional y puso de relieve los vínculos intersectoriales entre el Capítulo 11 y otras prioridades del Programa 21.

El Grupo adoptó propuestas de acción y llegó a un consenso sobre cuestiones fundamentales tales como los programas forestales nacionales y las evaluaciones forestales. El proceso del GIB, en el que han participado activamente organizaciones no gubernamentales, ha fomentado nuevas asociaciones intergubernamentales y profesionales.

Los bosques ocupan un lugar destacado en muchos instrumentos legales internacionales: por ejemplo, el Convenio internacional de las maderas tropicales tiene un acuerdo sobre la necesidad de lograr una ordenación sostenible de los bosques tropicales.

Es probable que el trabajo sobre criterios e indicadores científicos, por conducto del «Proceso de Helsinki» (europeo) y el «Proceso de Montreal», tenga un efecto importante sobre las políticas forestales. Se está realizando un trabajo similar para la Amazonía y las zonas secas de Africa, el Cercano Oriente y América Central. Se ha convenido en un marco y en definiciones básicas de la Evaluación Mundial de los Recursos Forestales 2000.

En el plano nacional, en los últimos años se ha registrado una tendencia a hacer participar a todos los interesados en la toma de decisiones, aumentar la función del sector privado y de las instituciones regionales o locales, e integrar las cuestiones intersectoriales en la política y la planificación. Cincuenta países en desarrollo han completado un trabajo de planificación estratégica, y otros veinte están en proceso de completar esas estrategias.

Han aumentado las corrientes de capital privado para el sector forestal. En algunos casos, la colaboración pública y privada ha ayudado a sufragar los costos de externalización ambiental asociados con las silviculturas sostenibles. Se ha avanzado en la transferencia de tecnologías y la creación de capacidad en sectores tales como la evaluación de recursos forestales, estrategias forestales nacionales, tecnologías y métodos apropiados, reforestación y agrosilvicultura.

Cuestiones principales

A continuación se indican algunas de las cuestiones principales y las acciones recomendadas que fueron resultado del proceso del GIB:

La función de la FAO

En su carácter de coordinador sectorial del Capítulo11, la FAO presidió un Equipo interinstitucional sobre los bosques (ITFF) que cumplió un papel fundamental en el trabajo del GIB. La FAO se ocupó en primer lugar del desarrollo de cuatro elementos de programas del GIB y contribuyó a la mayoría de ellos.

La Organización desarrolla varias actividades forestales importantes relacionadas con el seguimiento de la CNUMAD. Fomenta programas forestales nacionales al nivel internacional, organiza talleres sobre análisis estratégico, planificación, programación y seguimiento y ha prestado apoyo directo a 35 actividades nacionales a este respecto. Preparó la Evaluación Mundial de los Recursos Forestales 2000, que evaluará las zonas de cubiertas forestales y terrestres y los cambios a lo largo del tiempo, estimará el volumen de biomasa y de árboles con arreglo a amplias categorías de tipos forestales, producirá mapas mundiales de zonas vegetativas y ecofloristas y producirá información sobre 15 indicadores de ordenación forestal sostenible.

La FAO ha preparado estudios de perspectivas regionales (Europa, Asia y el Pacífico, Africa) como base para efectuar un análisis estratégico de sistemas, actuales y futuros, de consumo y producción para los bosques. Presta apoyo al fortalecimiento de la capacidad de negociación de las poblaciones indígenas y las comunidades locales, así como a las redes para la conservación in situ en tierras áridas y semiáridas. Examina las disposiciones institucionales destinadas a promover la inversión en el desarrollo forestal y ha organizado seminarios de capacitación sobre operaciones y prácticas forestales sostenibles en Europa oriental y Asia.

Las actividades futuras se concentrarán en la creación de capacidad para apoyar las múltiples funciones de los bosques, mejorar su conservación, ordenación y aprovechamiento racional y apoyar la participación de las poblaciones locales en las actividades forestales. Se hará esfuerzos especiales a fin de dar asesoramiento normativo y estratégico a los países miembros y a la comunidad forestal en general, en apoyo del Programa 21 y de los «Principios sobre los Bosques». La FAO promoverá el desarrollo de programas forestales nacionales de conformidad con lo dispuesto en el Capítulo11.

Arreglos institucionales

El Equipo interinstitucional sobre los bosques (ITFF) está compuesto por la FAO, el Programa de las Naciones Unidas para el desarrollo (PNUD), el Banco Mundial, la Organización Internacional de las Maderas Tropicales (OIMT), el Programa de las Naciones Unidas para el medio ambiente (PNUMA), la Secretaría del Convenio sobre la Diversidad Biológica y la CDS. Su estrategia para la aplicación efectiva de las propuestas de acción de la CDS-GIB abarca medidas a los niveles mundial, regional y nacional, así como estrategias, mandatos, políticas y programas de trabajo ya existentes de los miembros del ITFF y otras organizaciones pertinentes.

Entre los resultados que se espera obtener cabe citar la determinación de las medidas concretas que deben adoptar los organismos de la ITFF y otras organizaciones, la determinación de los organismos encargados de cada acción, así como las disposiciones sobre colaboración, el incremento de la colaboración entre las organizaciones internacionales y los gobiernos, y la identificación de necesidades de financiación adicionales y mecanismos conjuntos entre los organismos del ITFF para buscar el apoyo de posibles donantes.


Contactos

Coordinador Sectorial, Capítulo 11
Jean Clement
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación
Tel.: (396) 5225 33589
Fax: (396) 5225 2151
Correo electrónico: jeanclaude.clement@fao.org

Presidente
Equipo interinstitucional sobre los bosques (ITFF)
David A. Harcharik
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación
Tel.: (396) 5225 3550
Fax: (396) 5225 2151 - 52255137
Correo electrónico: david.harcharik@fao.org

Evaluación Mundial de los Recursos Forestales 2000
Robert Davis
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación
Tel.: (396) 5225 3596
Fax: (396) 5225 6661
Correo electrónico: robert.davis@fao.org


Programa 21: 10 Tierra | 11 Deforestación | 12 Desertificación | 13 Montañas | 14 Agricultura | 15 Biodiversidad | Clima | Energía



Back to Top FAO Homepage