CHONG KHNEAS, Camboya

Los ocho niños se concentran en su juego de mesas. Un niño de 10 años hace avanzar cinco casillas su pececillo de plástico, y cae en la pregunta: "Nombre de una planta o animal que necesitas para vivir". Sin titubear, el niño responde: "pez", respuesta que suscita un debate sobre los numerosos tipos de peces que viven en el lago Tonle Sap del centro de Camboya, cerca del mundialmente célebre conjunto arqueológico de Angkor. En otra parte del local, ocho niños hablan de la contaminación del agua y de los múltiples usos de las plantas de la zona.

Esta serena situación contrasta con la dura realidad ambiental en que está situada esta casa flotante de una habitación, donde está el centro de educación ambiental: la Oficina del Medio Ambiente de Chong Khneas (GECKO). En la zona de Tonle Sap, de donde se obtiene el 60% de la producción de pescado del país, las reservas de peces y la captura han disminuido, la deforestación está muy extendida y el desagüe y otros desechos están contaminando el lago, que suministra el agua potable a miles de aldeanos.

"Si se quiere hacer algo a largo plazo en pro del medio ambiente ¿qué mejor punto de partida que trabajar con los niños?", dice el promotor principal del centro, Has Piron, de 36 años de edad. El Centro GECKO, integrante de un proyecto de gestión de los recursos naturales, financiado por el Gobierno de Bélgica y ejecutado por la FAO, se abrió hace dos años y a la fecha ha dado instrucción sobre el medio ambiente a más de mil niños.

El Centro GECKO trabaja con las comunidades de la zona septentrional del lago Tonlé Sap, donde la población ha creado un mundo acuático de casas, mercados, templos, peluquerías, mataderos e incluso gasolineras flotantes.

Navegar entre las frondas-- La zona de Tonlé Sap está formada por el lago y una llanura aluvial de arroyos y estanques intercomunicados, entre miles de hectáreas de bosque inundado, que proporcionan un buen medio de cría y nutrición para más de 100 especies de peces. Todos los años, el lago cuadruplica su extensión de los 2 500 kilómetros cuadrados que ocupa en la estación seca a casi 10 000 kilómetros cuadrados en la temporada de lluvias, cuando se puede navegar entre las frondas parcialmente sumergidas de los árboles. En 1997, la UNESCO designó Tonlé Sap Reserva de Biosfera, destacando la singularidad de su medio ambiente y la riqueza de su biodiversidad.

"El medio ambiente de lago es frágil -explica Piron-. Los ancianos narran que los elefantes antes iban a beber al lago durante la estación seca. Apenas hace algunos años era común pescar grandes bagres. Hoy, es historia".

Sensibilización a los niños y adultos-- El propósito del Centro GECKO para el Medio Ambiente es crear conciencia entre los niños y los adultos para evitar que siga deteriorándose la zona.

Piron y tres de sus colegas imparten clases, dos veces por semana, a los niños de las comunidades del lago. "Tratamos los principales problemas ambientales de la zona: el exceso de pesca, las técnicas de pesca nocivas para el medio ambiente, la tala del bosque inundado y la eliminación indebida de desechos", afirma Piron, que antes de incorporarse en el proyecto de la FAO daba clases de formación ambiental en la escuela primaria.

La población misma ha señalado los problemas, con ayuda de Piron y otros expertos del proyecto de la FAO, que han impartido talleres de una semana en seis comunidades. Durante los debates, 30 participantes de cada aldea señalaron los principales problemas ambientales y formularon posibles soluciones.

"La información recibida fue muy positiva y los participantes han difundido los conocimientos recién adquiridos entre otros aldeanos -explica Piron-. Ya se advierte un cambio de actitud. Se ha tomado la dirección adecuada"

Atención a los turistas-- Miles de turistas acuden a visitar la cercana ciudad de Angkor, gran conjunto arqueológico de templos khmer. Algunos recorren el lago en lancha y a veces visitan el Centro para recibir información sobre el medio ambiente de Tonle Sap.

"Mostramos a los visitantes que en la zona hay mucho más que ruinas arqueológicas, y después de la presentación a menudo donan los fondos tan necesarios para el Centro", explica Penny Everingham, asesora del proyecto en educación ambiental. El Centro trata de atraer a más turistas mediante la colaboración con la industria turística local. Uno de los medios para interesar a más visitantes extranjeros es el nuevo sitio en Web del Centro Ambiental de la GECKO..

"Hay tantas posibilidades de organizar recorridos para niños y turistas, y en especial, la oportunidad de crear conciencia en colaboración con las comunidades locales", explica Everingham, y añade con una sonrisa: "Con un poco más de dinero y de horas diarias haremos maravillas".

30 de enero de 2002