Tecnología energetíca y ambiental Medio ambiente

Abril 1998

Algunas reflexiones sobre la evaluación de la sustentabilidad


por Ing. Luiz Augusto Horta Nogueira, Escola Federal de Engenharia de Itajubá y Red Latinoamericana de Cooperación Técnica en Dendroenergía (actualmente en FAO/Roma, Programa Académico). Extraído del Boletín de la Secretaría del Grupo Latinoamericano y del Caribe sobre Energización para un Desarrollo Rural Sostenible (GLAERS/CLER - http://www.ute.com.uy/glaer.htm)

AUN CUANDO el concepto de sustentabilidad sea cada vez mas conocido y empleado, pasando a ser casi obligatorio referirse a él en las propuestas de cambio y desarrollo de todo y cualquier sistema, en verdad no parece que se haya logrado avanzar mucho en la cuantificación del mismo, o sea, en la medición de cuánto un determinado proceso o un sistema es, en términos absolutos o relativos, sostenible. Por supuesto que existe diversos indicadores siendo propuestos y en algunos casos presentando razonable difusión, como pueden ser los niveles específicos de emisión de contaminantes, pero la sustentabilidad sigue siendo más un adjetivo que un substantivo. Quizás una de las primeras dificultades para su cuantificación sea exactamente la amplitud de ideas que conlleva la propuesta de "asegurar que nuestras acciones presentes no afectarán las oportunidades de bienestar y calidad de vida para las próximas generaciones...".

Es importante la cuantificación de la sustentabilidad, sin embargo las complejas relaciones que existen entre los sistemas socioeconómicos y la naturaleza, imponen que se utilice no solamente uno pero diversos indicadores y parámetros, simultáneamente, para expresar la estabilidad y las posibilidades de continuidad temporal de un padrón de relaciones entre el hombre y su medio. Esta es la única manera de tener en cuenta tanto los aspectos ecológicos y energéticos, como también de viabilidad social y económica. Como un ejemplo de esto, se ha empleado en algunos estudios, realizados inclusive en el ámbito de nuestra región (véase el proyecto Energía y Desarrollo Sustentable en América Latina y el Caribe, OLADE/CEPAL/GTZ) un conjunto de indicadores para diagnosticar la condición de los sistemas de abastecimiento energético y empezar a conocer su dinámica frente a una perspectiva de sustentabilidad. Así, son indicadores de sustentabilidad las emisiones de contaminantes atmosféricos, el nivel de uso de recursos fósiles o limitados, el impacto en la generación de empleo, la viabilidad financiera y económica, la contribución al ahorro de divisas, entre otros. Es decir, la sustentabilidad debe ser buscada en sus múltiples dimensiones y decidir entre alternativas significa cada vez más compatibilizar impactos y optimizar recursos.

Un parámetro todavía poco utilizado en los estudios de sustentabilidad, en particular para la consideración de los componentes ecológicos y energéticos, es la generación de entropía y sus derivados, como el balance exergético. Aunque aparentemente sofisticado, el cálculo de la entropía neta producida por un determinado sistema, puede ser una cosa más sencilla de lo que parece y es una indicación técnicamente precisa del grado de reversibilidad, o sea, del efectivo impacto sobre el medio consecuente de la implantación y operación del sistema. Desafortunadamente la dimensión temporal no esta aún formalmente, o por lo menos convenientemente, conectada al estudio de los flujos de entropía y no hay ninguna variable correspondiente a la tasa de interés económica. No obstante, hay avances interesantes en la materia, indicando que los estudios de pérdidas exergéticas son bastante adecuados para la correcta contabilización de la sustentabilidad energética en los más diversos sistemas. Como ya se mencionó sigue vigente la necesidad de emplear un conjunto de indicadores, pero la inclusión de la entropía o de la exergía en este conjunto puede ser fuente de simplificaciones posteriores y nuevos enfoques.

Como se sabe, la tarea de lograr un sostenible desarrollo energético es desafiante, pero hay buenos instrumentos para dar a conocer el mejor camino. En este sentido y en particular en el contexto de la dendroenergía aplicada para atender las necesidades de los sistemas productivos rural y agroindustriales, hay un amplio campo de estudios metodológicos y de casos que se pueden y deben emprender en nuestros países, que seguramente aportarán una visión más rica del presente energético, y desde sus potencialidades, habilite a la construcción de un futuro deseable para nuestra sociedad.



Back to Top FAO Homepage