Protección Social

Protección social y resiliencia

La protección social puede reducir significativamente la vulnerabilidad, inseguridad alimentaria grave y exposición a amenazas y crisis de las familias.

En los últimos años, las amenazas y crisis, debidas a desastres naturales o provocados por el hombre, no sólo son más frecuentes sino también cada vez más complejos. Por ello, la comunidad internacional se enfrenta progresivamente a la necesidad de dar respuesta a las emergencias que combinan factores de vulnerabilidad grave: pobreza crónica, inseguridad alimentaria, desigualdad, violencia, inestabilidad, cambio climático y gobernanza débil.

En este contexto, el reto para los sectores humanitarios y de desarrollo es cómo satisfacer las necesidades inmediatas, proporcionando al mismo tiempo una asistencia que empodere y equipe a las personas para preparar, resistir y recuperarse de situaciones terribles y complejas.

La FAO reconoce que la población rural pobre y la más marginada se ven afectadas desproporcionadamente por los peligros y crisis, y la escasez de bienes o la falta de cobertura de protección social puede llevar a las familias a recurrir a estrategias de supervivencia negativas que provocarían una espiral de pobreza y vulnerabilidad.

Dada su amplia experiencia en desarrollo rural y respuesta a emergencias en apoyo de los medios de subsistencia agrícolas, la FAO está participando en:

• El diálogo a escala mundial, junto con otros miembros de la Junta de Cooperación Interinstitucional en materia de Protección Social (SPIAC-B, por sus siglas en inglés), dirigido a consensuar una percepción de la protección social en contextos prolongados, frágiles y humanitarios;

• Los debates nacionales para fortalecer la capacidad de los ministerios de agricultura de participar en procesos políticos con el fin de influir en los mecanismos de diseño y focalización de programas de protección social adaptables;

• La aplicación a escala de los países de enfoques innovadores tales como las intervenciones de Cash+, las cuales combinan transferencias en efectivo con bienes de producción, insumos, formación técnica y servicios;

• Actividades de desarrollo de capacidades. Por ejemplo, con Centro sobre el Clima de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, la FAO está desarrollando una herramienta interactiva para facilitar el aprendizaje sobre los beneficios potenciales de vincular las políticas de protección social, resiliencia y cambio climático.