FAO.org

Inicio > Portal de Suelos de la FAO > Degradación del Suelo
Portal de Suelos de la FAO

Degradación del Suelo

Una tierra fértil expuesta por sequía y agrietada debido a la falta de lluvia.

La degradación del suelo se define como un cambio en la salud del suelo resultando en una disminución de la capacidad del ecosistema para producir bienes o prestar servicios para sus beneficiarios. Los suelos degradados contienen un estado de salud que no pueden proporcionar los bienes y servicios normales del suelo en cuestión en su ecosistema.

Las definiciones, las cuales siguen en gran medida la definición LADA de degradación de tierras, son importantes para capturar la complejidad de los procesos de degradación y su evaluación subjetiva de los diferentes actores en el suelo y la tierra.

Definiciones

La erosión del suelo es un término común que a menudo se confunde con la degradación del suelo, ya que realmente se refiere a las pérdidas absolutas de suelo de la capa superficial y nutrientes del suelo. De hecho el efecto más visible de degradación del suelo, pero no cubre totalmente todos sus aspectos. La erosión del suelo se refiere a un proceso natural en zonas montañosas, pero con frecuencia se empeora mediante las malas prácticas de manejo

La degradación de la tierra abarca un alcance más amplio que la erosión y degradación de suelos en conjunto ya que cubre todos los cambios negativos en la capacidad del ecosistema para prestar bienes y servicios (incluso biológicos y servicios y bienes relacionados con el agua – in en visión de LADA- y también su relación con bienes y servicios sociales y económicos).

La desertificación es otro término común utilizado para a) la degradación de la tierra en zonas de tierras áridas y/o  b) el cambio irreversible de la tierra a tal estado que ya no puede ser recuperado a su uso originario.

La prevención implica el uso de medidas de conservación que mantienen los recursos naturales y su medio ambiente productivos.

La mitigación es la intervención  pretendida para reducir la degradación en curso. Resulta en una etapa una vez que la degradación se haya iniciado. El objetivo principal es de detener la degradación continua y comenzar con el mejoramiento de los recursos y sus funciones. Los impactos de mitigación tienden a ser visibles en corto y mediano plazo: proporcionando así un fuerte incentivo para esfuerzos a continuación. La palabra “mitigación’’ por veces también se utiliza para describir la reducción de los impactos de degradación.

La rehabilitación es necesaria cuando la tierra ya está degradada hasta tal punto que su uso original ya no es posible y se ha convertido prácticamente improductiva.  En consecuencia se necesitan inversiones de largo plazo y más costosos para poder obtener algún impacto.