FAO.org

Inicio > Portal de Suelos de la FAO > Manejo > Manejo de suelos problemáticos > Suelos Ácidos
Portal de Suelos de la FAO

Suelos Ácidos

Suelo Ácido Sulfatado

Los suelos ácidos se refieren aquellos que contienen un pH de valor inferior a 5,5 durante la mayor parte del año. Están asociados con un número de toxicidades (Aluminio) y deficiencias (Molibdeno) y otras condiciones restringentes para las plantas. Una gran parte de los suelos ácidos pertenecen a Acrisoles, Alisoles, Podzoles y sub grupos Dístricos de otros suelos. Un caso extremo de un suelo ácido es un suelo con ácido sulfato (Fluvisoles Tiónicos y Cambisoles Tiónicos).

                Existen dos bandas principales de suelos ácidos:

  • En la zona norte templada húmeda , cubierta principalmente por bosques de coníferas; y 
  • En la zona tropical húmeda, cubierta por la sabana y selva tropical

Los suelos ácidos sulfatados normalmente se dejan bajo la vegetación natural o para la silvicultura de manglares. Si se manejan bien con agua pueden soportar cultivos de palma de aceite y arroz. Otros cultivos presentes en suelos ácidos por el mundo se incluyen el arroz, la yuca, el mango, el marañón, los cítricos, la piña, los caupís, los arándanos y ciertas hierbas.

Un enfoque integrado al manejo de los suelos ácidos comprende una estrategia mediante un sistema variable de  adición de cal, el uso de variedades tolerantes a la acidez, el uso eficiente de fertilizantes, rotaciones de cultivo adecuadas y la diversificación de cultivos. Los análisis del suelo se deben implementar cada dos a tres años para determinar los requerimientos de limo en el campo. Asimismo, se requiere la evaluación de la capacidad amortiguadora para averiguar la cantidad de limo requerida para neutralizar la acidez del suelo al valor deseado. Los efectos negativos de la acidez del suelo se deben a  las propiedades físicas y químicas del suelo. Sin embargo, se puede parcialmente compensar si se asegura un alto contenido de materia orgánica en el suelo.

El manejo de suelos ácido sulfatado  es más delicado y requiere un manejo del agua con precaución para prevenir los procesos de oxidación de pirita:

  •  La primera estrategia nombrada se trata de drenar el suelo y alcanzar una oxidación completa., siguiendo con enjuague de la acidez formada por fuera del suelo. Mediante la práctica de esta estrategia se resuelve el problema de una vez aunque incluye desventajas severas como: el alto costo, el drenaje de agua ácida que expone una amenaza grave para el medio ambiente y el agotamiento de elementos útiles del suelo. La aplicación de cal en agua de drenaje ha sido aplicado para la reclamación de suelos Ácidos Sulfatados en Australia.
  • La segunda estrategia se trata de limitar la oxidación de pirita mediante la manutención de un nivel freático elevado.  Una condición previa es la disponibilidad de agua suficiente. Este método requiere por ello inversiones en el manejo de aguas, mientras el peligro potencial de la acidificación se mantiene presente.  Esta estrategia es utilizada ampliamente en el mundo, tanto en regiones templadas como en los trópicos y normalmente con prácticas ingeniosas adaptando a las condiciones locales.  

La incorporación de limo o dolomita en la capa superior del suelo de cultivo es un método eficaz para el mejoramiento de los suelos ácidos. La granulación o  aplicación en bandas de limo encima de la semilla durante la siembra también es una práctica común utilizada para desarrollar las leguminosas de pradera en zonas templadas.  El limo también se puede aplicar como un tratamiento de prevención ante la baja fertilidad del suelo y para el suministro de calcio y magnesio en suelos con deficiencia. El limo incrementa el pH del suelo ácido, por lo cual la acción de la bacteria fijadora del nitrógeno se desinhibe y la fijación del nitrógeno aumenta. Se ha documentado aumentos de la mineralización del nitrógeno en los residuos vegetales y en la materia orgánica del suelo tras la incorporación del limo en el suelo ácido. Aunque de preferencia se aplica para elevar el pH del suelo y modificar toxicidades asociadas con la acidez del suelo, también se ha incorporado para mejorar la estructura del suelo.