FAO.org

Inicio > Portal de Suelos de la FAO > Manejo > Manejo de suelos problemáticos > Suelos Arenosos
Portal de Suelos de la FAO

Manejo de Suelos Arenosos

Agricultores preparando suelo arenoso para plantación de plántula de Acacia, Senegal

Los suelos arenosos son compuestos por una textura granular hasta 50 cm de profundidad y a consecuencia retienen pocos nutrientes así como la capacidad de retención hídrica.

Las prácticas de manejo del suelo benefician sus condiciones y productividad de los cultivos mediante la conducción al incremento en la fracción fina.

  • Se considera esencial la fertilización en este tipo de suelos. La fertilización inorgánica suele ser la práctica principal. 
  • La incorporación de abonos orgánicos libera nutrientes de forma lenta y mejora de tal forma las propiedades físico – químicas del suelo.
  • La incorporación superficial de abonos orgánicos a suelos arenosos resulta en una rápida mineralización. Por ello, se debe enterrar en el suelo o incorporar como en camada con máximo 1 cm de espesura. Esto aumentará la capacidad de almacenamiento de agua,  la actividad biológica, la disponibilidad de nutrientes y rendimientos.
  • El mulching o acolchado se puede incorporar para aumentar el almacenamiento de agua mediante la disminución de las pérdidas de evaporación. El intervalo entre la temperatura máxima y mínima del suelo también se disminuye  tal como la erosión eólica.
  • Para que el laboreo sea eficaz se debe implementar lo más pronto posible después del riego o de las lluvias cuando la vaporización aún esté alta.
  • El laboreo mínimo junto con cultivos cubierta, cultivos en fajas, rotación de cultivos, control del pastoreo y establecimiento de cortinas y barreras contraviento se designan como algunas de las medidas de conservación para prevenir la erosión en suelos arenosos que muestran alta susceptibilidad.
  • Aparte del uso de métodos de vegetación seca convencional se ha implementado las técnicas de  selladores cómo el petróleo, goma sintética, químicos y plásticos solubles en agua para la fijación de dunas y estabilización de arenas movedizas.
  • La aforestación con especies arbóreas y arbustivas seleccionadas es un método complementar que aumenta la fijación de las dunas.
  • Se debe evitar el sobrepastoreo en suelos de textura granular. La incorporación de pastoreos rotativos ayuda a combatir este peligro. En su lugar, debería ser mejor de no permitir el pastoreo libre y usar forraje cortado en lotes fijos de alimentación.