1║ de diciembre de 2003, Maputo, Mozambique -- Autoridades normativas de nueve países africanos devastados por la epidemia de SIDA deciden impedir futuras fallas de la política agrícola por no tomar en cuenta los efectos de esta enfermedad.

Esta decisión se tomó en un taller de la FAO, celebrado una semana antes del Día Mundial del SIDA, el 1║ de diciembre, y ante los recientes pronósticos de ONUSIDA para el período 2000-2020, sobre la muerte de 55 millones de africanos a causa de esta enfermedad.

La pérdida de población rural en la plenitud de la vida debido a la epidemia está devastando la agricultura africana, tanto la pequeña como la de gran escala. No sólo faltan trabajadores sanos para el campo, sino que está perdiéndose el conocimiento agrícola con la muerte de los campesinos. Un estudio de agricultura comunitaria en Zimbabwe reveló que la producción de maíz se redujo un 61 por ciento en los hogares en los que había muertes por SIDA.

Asistieron al taller de la FAO 25 autoridades normativas de Burundi, Etiopía, Malawi, Mozambique, la República Unida de Tanzanía, Sudáfrica, Uganda, Zambia y Zimbabwe, países que tienen las cifras más altas de VIH en el mundo.

Los participantes elaboraron un procedimiento de siete pasos para incorporar sistemáticamente las cuestiones relacionadas con el VIH/SIDA en la política agrícola, a través de análisis de la situación, cartografía de las políticas, y negociación con los asociados, como los ministros de finanzas; y seguimiento y evaluación.

“Los participantes del taller trabajaron con ejemplos concretos de políticas agrícolas para determinar si podía existir un problema y cómo resolverlo” –explica Marcela Villarreal, Coordinadora de la FAO para las cuestiones relacionadas con el SIDA, y una de las organizadoras del taller.

“Pudimos crear conciencia de la importancia de hacer una revisión sistemática de la política agrícola desde el punto de vista del VIH/SIDA y discutir un instrumento eficaz para esa revisión”–explica Prabhu Pingali, Director de Economía Agrícola y del Desarrollo, también organizador del taller.

Se presentó en el taller un ejemplo de una política agrícola que la enfermedad ha frustrado. En Malawi, con la intención de que aumentara la producción de los pequeños campesinos, el Gobierno distribuyó a las personas más vulnerables paquetes de semillas y fertilizantes para iniciar el cultivo de las parcelas de 1 000 metros cuadrados. Al investigar las repercusiones del programa se vio que las viudas a causa del SIDA que habían recibido estos materiales estaban en una situación tan desesperada que habían vendido el fertilizante y consumido las semillas.

Últimas noticias sobre el hambre

El informe de la FAO El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo 2003, recientemente presentado, señala que para 2020 la epidemia de VIH/SIDA habrá causado la muerte de una quinta parte o más de la fuerza de trabajo agrícola en los países del sur del África.

Para combatir con eficacia el hambre en las regiones devastadas por el VIH/SIDA las intervenciones deben atender las necesidades particulares de los hogares afectados por el SIDA e incorporar medidas para prevenir su propagación y atenuar sus efectos.

Los estudios revelan que en las zonas más afectadas, más de la mitad de los hogares están encabezados por tres grupos: mujeres (el 30 por ciento, casi todas viudas), abuelos (cerca del 20 por ciento) y niños huérfanos (casi el 5 por ciento). Sin mano de obra, recursos y conocimientos sobre el cultivo de los productos básicos y comerciales, muchos hogares ahora producen cultivos para sobrevivir, mientras que otros han abandonado por completo sus tierras.


Contacto:
Peter Lowrey
Oficial de información
Peter.Lowrey@fao.org
+39 06 570 52762