19 de diciembre de 2003, Bangkok, Tailandia -- En Asia, millones de familias pobres viven de la pequeña piscicultura, y de la pesca artesanal continental y marítima.

En algunos países de esta región –como Bangladesh, Camboya, Indonesia, el Japón, la República Popular Democrática de Corea y las Filipinas–, casi el 50 por ciento del consumo de proteína animal se obtiene del pescado. En general, la región abarca dos tercios del consumo mundial de pescado, según estudios de la FAO.

En realidad, para muchas comunidades pobres de Asia, los recursos acuáticos representan una red esencial de protección que no sólo refuerza la seguridad alimentaria del hogar, sino que proporciona a las familias ingresos extras mediante la venta en los mercados locales, declara Simon Funge-Smith, oficial regional de acuicultura de la FAO para Asia y el Pacífico.

Don oculto

Si bien la pesca artesanal y la pequeña piscicultura son decisivas para gran parte de la población pobre de Asia, las políticas y estrategias de desarrollo de los países de la región no siempre lo reflejan.

"Desafortunadamente los beneficios de estos sectores a menudo no son evidentes, los economistas agrícolas no los toman en cuenta o las políticas orientadas a la exportación les hacen sombra", explica Funge-Smith.

Otro reto que afrontan los pescadores en Asia, así como las instituciones del gobierno a las que compete ayudarlos, es la falta de información sobre acuicultura en pequeña escala y técnicas pesqueras utilizadas con buenos resultados por comunidades pobres de otras partes.

"Es vital la comunicación entre los países y las comunidades de la región, para que la gente cuente con más recursos y aprendan unos de otros, no sólo a través de los casos en que se hayan obtenido buenos resultados, sino también de los fracasos que han tenido sus costos –explica Rohana Subasinghe, oficial superior de pesca de la FAO–. A mayor comunicación, mayor provecho".

Desarrollo desde la base

Para ayudar a las familias pobres de Asia que viven de los recursos acuáticos, para que aprendan a aprovecharlos en forma sostenible a fin de obtener más ingresos y producir más alimentos, la Red de Centros de Acuicultura de Asia y el Pacífico (NACA) se unió a la FAO, al Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido y a Voluntary Service Overseas, a fin de establecer la iniciativa de Apoyo a la ordenación regional de los recursos acuáticos (STREAM).

La idea general es dar apoyo a los sectores pobres de la población que viven de la pesca, la acuicultura o la captura de recursos acuáticos, para capacitarlos y ayudarlos a participar activamente en la elaboración de políticas relacionadas con esos recursos.

"STREAM es una red orientada a la creación de capacidad y a la difusión de información -explica Subasinghe-. Estamos tratando de conocer mejor la forma en que la población pobre de Asia vive de la pesca y la piscicultura, determinar medios para ayudarlos a producir más, difundir información sobre estos temas en toda la región y, por último, ayudar a estas comunidades a participar en la elaboración de las políticas que repercuten en su vida".

A la vez, prosigue, STREAM documenta la información que obtiene sobre los medios de subsistencia de los pobres, y las estrategias de creación de capacidad que han dado buenos resultados para ayudarlos a pescar o criar más peces, y transmite esa información a los organismos nacionales y a las autoridades normativas.

"De esta manera, STREAM es una respuesta al capítulo 26 del Programa 21 de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, que pide a la comunidad internacional contribuir a la preparación de la población indígena y sus comunidades, para participar en la formulación nacional de políticas, leyes y programas relacionados con la ordenación de recursos y el desarrollo, que puedan repercutir en su vida", comenta Graham Haylor, director del proyecto.

Las principales actividades de STREAM son:

• convocar reuniones y talleres regionales y nacionales que den a las comunidades, las autoridades normativas y los gerentes de los recursos

• oportunidades de aprender, formar, participar en redes y difundir información entre los sectores e internacionalmente;

• producir inventarios nacionales de los recursos acuáticos locales, documentar cómo los utilizan los sectores pobres de la población y evaluar marcos normativos que repercuten en la capacidad de estos sectores de aprovechar esos recursos;

• difundir información mediante publicaciones políglotas y con una nutrida biblioteca y base de datos en línea;

• supervisar distintos planteamientos de ordenación y hacer participar a las autoridades normativas para crear estrategias de desarrollo que ayuden a los pobres a sacar el máximo provecho de los recursos acuáticos.

Lanzar una extensa red

Actualmente STREAM tiene oficinas en Camboya, China, la India, Indonesia, la República Popular Democrática Lao, Nepal, las Filipinas y Viet Nam. Están conectadas a través de una estrategia coordinada de comunicación por Internet y forman una extensa red de reuniones y talleres, conferencias telefónicas regulares y publicaciones didácticas en distintos idiomas y dialectos.

Sobre el terreno, los grupos nacionales de coordinación dirigen las oficinas nacionales, en estrecha colaboración con diversos asociados, desde organismos del gobierno hasta centros académicos, organizaciones no lucrativas y grupos de la comunidad.

"Hay una comunicación francamente extraordinaria –explica Haylor-. STREAM difunde información en 14 idiomas diferentes mediante un proceso de comunicación que permite que el relato de un campesino en chotonagpuri (una lengua tribal de la India) se registre en hindi, se traduzca al inglés y luego a otras lenguas locales de diversos países de Asia y el Pacífico, y que posteriormente la lean los proveedores de servicios y los agricultores de toda la región".

Desde sus inicios en diciembre de 2001, STREAM ha cosechado una serie de triunfos.

En la India, por ejemplo, esta iniciativa promovió la participación de las comunidades tribales en la elaboración del plan quinquenal de desarrollo vigente.

En Camboya, STREAM contribuyó a que las comunidades locales pudieran participar activamente en la gestión compartida de la pesca continental.

En Viet Nam, STREAM colaboró con el Ministerio de Pesca del país para elaborar un programa de acuicultura sostenible para combatir la pobreza, que en vez de adoptar un enfoque vertical descendente, atiende las necesidades de los pescadores y los piscicultores desde la perspectiva de sus propios objetivos.

Y en toda la región, las direcciones nacionales y los organismos de pesca están recurriendo a STREAM para coordinar actividades y unir recursos, difundir información y experiencias, y obtener nuevos conocimientos y competencia técnica.


Persona de contacto:
George Kourous
Oficial de Comunicación, FAO
george.kourous@fao.org
+39 06 570 53168