No se trata solamente de consumir más fruta y hortalizas, sino que tiene igual importancia consumir una variedad de productos de distintos colores.

¿Por qué? Porque los distintos colores de la fruta y las hortalizas tienden a corresponder a combinaciones diferentes de nutrientes y otras sustancias fitoquímicas, cada una de las cuales con sus propiedades. Rojos, naranjas y amarillos, verdes, azules y morados... mientras más colores se proporcionen al paladar, más propiedades benéficas de la alimentación para la salud.

El consumo por lo menos de una fruta u hortaliza de cada uno de los grupos de colores que figuran a continuación constituye una forma fácil de cumplir un plan de cinco días. Los colores también son una forma fácil para enseñar a los niños sobre la alimentación. He aquí algunas recomendaciones:

ROJO
Remolachas
Cerezas
Guayaba roja
Toronja roja y rosada
Fresa
Tomate
Melón

Foto de la FAO 
   

NARANJA/AMARILLO
Albaricoques
Zanahoria
Mango
Melón
Naranja
Papaya
Piña
Calabaza
Camote
Maíz amarillo

Foto de la FAO
   

VERDE
Amaranto
Aguacate
Col china
Brócoli
Pepino
Kiwi
Guisantes
Espinacas

Foto de la FAO
   

AZUL/MORADO
Arándanos
Dátiles
Berenjena
Uvas
Maracuyá
Ciruelas
Ciruela pasa
Pasitas

Foto de la FAO
   

Por último, pero no de menor importancia... el BLANCO.

Puede faltarles color, pero hortalizas como el ajo, la cebolla, el poro y los cebollines también contienen muchos nutrientes.

Foto de la FAO

Octobre de 2003


Contacto:
Oficina de relaciones con los medios
media-office@fao.org
(+39) 06 570 53625