ROMA, 28 de octubre de 2002 -- El efecto de los derechos de propiedad intelectual sobre el acceso a los recursos genéticos, los organismos genéticamente modificados (OGMs) y su relación con el ambiente, la producción y comercialización de semillas estériles en su segunda generación, y el posible trasvase de genes procedentes de los OGMs a las variedades tradicionales de los agricultores en los centros de origen han sido algunos de los asuntos discutidos en una reunión celebrada recientemente en el seno de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), en su sede en Roma.

En dicho encuentro, la Novena Reunión Ordinaria de la Comisión de Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura (CRGAA), celebrada entre los días 14 y 18 de octubre, se abordaron cuestiones relativas a la biodiversidad, la biotecnología y la ética y sus relaciones recíprocas, y se discutió sobre la oportunidad de desarrollar códigos de conducta sobre biotecnologías y sobre recolección y transferencia de germoplasma vegetal.

La CRGAA analizó el estado de las más de medio millón de colecciones de recursos fitogenéticos mantenidas por los Centros Internacionales de Investigación Agrícola (CIIA) del Grupo Consultivo sobre Investigación Agrícola Internacional (GCIAI) y los posibles abusos cometidos al aplicar sistemas de patente cuyos resultados podrían no están en conformidad con los acuerdos entre la FAO y dichos centros de investigación.

En concreto, se informó a la Comisión del proceso de litigio en curso del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) para revocar la patente norteamericana del "frijol Enola", ya que ésta podría restringir el uso en el fitomejoramiento de los materiales incluidos en la red internacional establecida por los acuerdos con la FAO. La Comisión expresó su preocupación por que tal otorgamiento inapropiado de derechos de propiedad intelectual podría comprometer la confianza del público en las colecciones mantenidas por los centros en la red internacional y pidió al Director General de la FAO que señalara el asunto a la atención de la Asamblea General de las Naciones Unidas, la Organización Mundial del Comercio y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual.

Asimismo, la CRGAA apoyó el desarrollo del Fondo Mundial para la Conservación, una iniciativa internacional de la FAO y del GCIAI para financiar la conservación de las colecciones de recursos fitogenéticos para la seguridad alimentaria ex situ, mantenidas por los países y los CIIAs. Para llevar adelante esta iniciativa, presentada en la reciente Cumbre de Desarrollo Sostenible, se estimó que harían falta unos 260 millones de dólares iniciales. El Fondo Mundial para la Conservación funcionaría en el marco del Tratado Internacional Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura y constituiría un elemento esencial de su estrategia de financiación.

Los países miembros de la FAO pidieron a la CRGAA un estudio en profundidad sobre posibles medidas de bioseguridad para la salud y el ambiente para considerar la eventual inclusión de estas cuestiones en el borrador de código de conducta sobre biotecnologías. Se reconoció que los países y los agricultores más pobres aún no se habían beneficiado de las nuevas biotecnologías y se insistió en la necesidad de potenciar los aspectos positivos de estas tecnologías y de reducir los posibles efectos negativos en el ámbito de los recursos genéticos para la agricultura y la alimentación.

En la reunión se analizó también el sistema mundial de recursos genéticos vegetales o fitogenéticos, el desarrollo de una estrategia mundial para los recursos genéticos de animales de granja, además de las actividades de la FAO sobre agrobiodiversidad y biotecnologías, bioseguridad y ética, y agricultura orgánica y comercio.

Como resultado de estos debates se decidió desarrollar, durante los próximos tres años, el primer informe sobre el Estado mundial de los recursosgenéticos de animales de granja. También se consideró la oportunidad de convocar una conferencia técnica internacional sobre recursos genéticos animales y se escucharon opiniones sobre los pros y contra de elaborar un tratado internacional sobre recursos genéticos animales, similar al recientemente aprobado sobre recursos fitogenéticos para la agricultura y la alimentación.

En lo relativo al sistema mundial de recursos genéticos vegetales, la CRGAA discutió el desarrollo de los distintos componentes de dicho sistema: el sistema de información y alerta rápida, las redes para facilitar el intercambio de recursos y tecnología, la publicación del segundo informe sobre la Situación mundial de los recursos genéticos vegetales y el estado de implementación del Plan de acción mundial desarrollado a partir de la 4ª Conferencia Mundial sobre Recursos Fitogenéticos, celebrada en Leipzig, a finales de los 90.

También, entre los días 8 y 11 de octubre, tuvo lugar en la sede de la FAO en Roma, la Primera Reunión del Comité Interino del Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura. Se trata de un primer paso adelante hacia la entrada en vigor de este acuerdo internacional aprobado el pasado noviembre.

El Tratado tiene como objetivo la conservación de los recursos genéticos, su utilización sostenible y la distribución justa y equitativa de los beneficios derivados de su uso, incluidos los beneficios monetarios generados en su uso comercial. Este acuerdo internacional será jurídicamente vinculante cuando lo ratifiquen al menos 40 Estados. Hasta la fecha, lo han firmado 65 Estados Miembros, además de la Comisión Europea, y 8 de ellos también lo han ratificado, aceptado o aprobado .

La CRGAA actúa como Comité Interino del Tratado, tal y como se prevé en el texto del Tratado, hasta que este acuerdo internacional entre en vigor y se constituya el Órgano Rector. Durante esta primera reunión se discutieron, entre otras, cuestiones relativas al desarrollo de los acuerdos de transferencia del material genético que tienen que ver tanto con el acceso a este material como con la distribución de beneficios derivados de su uso. A este respectó se decidió crear un grupo de expertos que se reunirá nuevamente el año próximo.