JOHANNESBURGO, 29 de octubre de 2002 -- La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), instan con urgencia a la comunidad internacional a financiar la compra y distribución de semillas y otros insumos agrícolas, necesarios para evitar el empeoramiento de la crisis que se prevé para el próximo año en África austral.

"La temporada de siembra está a punto de empezar y no hay tiempo que perder para el traslado de semillas, aperos de labranza y fertilizantes a las zonas agrícolas en países como Malawi y Zambia", ha declarado Deborah Saidy, Coordinadora Adjunta para las emergencias del Programa Mundial de Alimentos (PMA). "Si la comunidad internacional no se moviliza rápidamente, la posibilidad de intervenir se acabará y la región seguirá siendo víctima de la escasez de alimentos a lo largo del año próximo".

Saidy, junto con un equipo formado por representantes de diversos organismos, entre ellos el PMA, la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Comunidad para el Desarrollo del África Meridional (SADC) ha viajado por toda la región en el curso de una misión de reconocimiento durante el pasado mes de septiembre. Morris estima que una respuesta inmediata permitiría frenar la crisis actual. "Será un desastre absoluto si no nos movemos ahora", señala Saidy.

África austral se enfrenta actualmente a una crisis provocada por la convergencia de cosechas escasas, el impacto del VIH/SIDA y el colapso económico de la región.

Sin embargo, una cosecha abundante en la próxima temporada de cultivos, entre abril y mayo de 2002, aliviaría en gran manera la crisis alimentaria y evitaría el círculo vicioso del hambre. Pero las posibilidades de que esto suceda disminuyen día tras día, dada la escasez de semillas, de aperos de labranza y fertilizantes con los que cuentan los campesinos de la región.

Las últimas evaluaciones sobre la seguridad alimentaria en la zona demuestran la gravedad de la situación: más del 70 por ciento de los hogares en Zambia y Malawi no tienen semillas de cereales, mientras en Zimbabwe, desde el mes pasado, el 94 por ciento de los campesinos no tienen semillas para plantar.

En Lesotho, la misión de evaluación se encontró con que la mitad de los hogares en todo el país no sabían cómo conseguir semillas de cereales y el 60 por ciento buscaban semillas de legumbres. En Swazilandia, el 80 por ciento de los hogares visitados carecía de semillas para la temporada próxima.

Según Anne M. Bauer, Directora del Departamento de Operaciones de Emergencia y Rehabilitación de la FAO, los insumos agrícolas esenciales, en especial las semillas, están disponibles a nivel regional y se podrían adquirir localmente. "Pero, visto que las personas cada día se empobrecen más y los precios han adquirido proporciones astronómicas, el acceso a estos insumos básicos es prácticamente imposible en toda África austral. Las donaciones urgentes de la comunidad internacional permitirían a los organismos de ayuda alimentaria poner a tiempo en manos de los millones de campesinos pobres y hambrientos las semillas, aperos y fertilizantes necesarios para la próxima temporada de siembra".