ROMA, 5 de noviembre de 2002 -- Treinta expertos mundiales en la investigación de la mandioca han creado un Asociación Mundial para el mejoramiento genético de la mandioca, anuncia hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), con el objetivo de fomentar y coordinar la inversión, a nivel mundial, en el mejoramiento genético de este cultivo de raíz que representa una fuente clave de nutrición en los países tropicales.

"La fundación de esta nueva asociación constituye un hecho muy positivo que refleja la necesidad urgente de apoyar el mejoramiento genético de la mandioca para ayudar así a millones de personas afectadas por el hambre en el mundo", declara Louise O. Fresco, Vicedirectora General de la FAO.

La mandioca, un cultivo tropical de raíz, representa la tercera fuente más importante de calorías en los trópicos, después del arroz y el maíz. Según la FAO, más de 600 millones de personas dependen de la mandioca en África, Asia y Latinoamérica. La cultivan los campesinos más pobres, sobre todo mujeres, y a menudo en terrenos marginales. Para estas personas, la mandioca es vital tanto para la seguridad alimentaria como para la generación de ingresos.

A pesar de su importancia en la lucha contra el hambre, la FAO afirma que la inversión en la mejora de este cultivo es muy inferior a la destinada a otros cultivos básicos para la alimentación. Esto ha desembocado en el menor aumento de la productividad de la mandioca a lo largo de los últimos 30 años, menos del 1 por ciento anual comparado con el 2-5 por ciento del arroz, del trigo y el maíz.

En África, el promedio del rendimiento de la mandioca es de 8 toneladas por hectárea respecto a las más de 80 toneladas que podría rendir cada hectárea. Enfermedades bacterianas y virales, plagas de insectos, malas hierbas y sequías son la causa de la limitación de la producción de mandioca. Los intentos de los campesinos para comercializar los productos derivados de la mandioca se han revelado también poco fructuosos debido al rápido deterioro del cultivo tras su cosecha y al inadecuado contenido de almidón y proteínas de las raíces.

Se ha intentado mejorar el cultivo con métodos convencionales pero los resultados han sido muy escasos. El progreso se ha revelado lento debido a la compleja composición genética de la mandioca que hace difícil su desarrollo eficaz.

La FAO afirma que las nuevas herramientas como la biología molecular avanzada y la biotecnología pueden invertir esta situación ofreciendo nuevos enfoques para la mejora de la mandioca. Las nuevas tecnologías tienen el potencial para conseguir que la mandioca sea más productiva, más nutritiva y su cultivo más provechoso.

La Asociación Mundial para el mejoramiento genético de la mandioca fomentará y utilizará biotecnologías avanzadas como la de los genomas para incorporar al cultivo destinado a la siembra los rasgos deseados, entre ellos mayor resistencia a las plagas y enfermedades, modificación de la calidad del almidón para su mejor comercialización y niveles enriquecidos de proteínas y micronutrientes para hacer más nutritiva la mandioca, dice Eric Kueneman, Jefe del Servicio de Cultivos y Pastos de la FAO.

El representante del IFAD, Douglas Wholey, experto agrónomo, se mostró muy satisfecho por el resultado de la reunión y dijo: "Esta iniciativa mundial por la mandioca porporcionará una importante base para la Estrategia Global para el Desarrollo de la Mandioca, que inició sus actividades en el IFAD, hace unos cinco años y que ahora funciona en la FAO".

"La mandioca es la fuente alimentaria de la que dependen los campesinos en África, Asia y Latinoamérica", dice el cultivador de mandioca Alfred Dixon del Instituto Internacional de Agricultura Tropical, "pero es también un cultivo importante a nivel industrial y comercial que puede potenciar el desarrollo rural. Las tecnologías promovidas por esta Asociación permitirán a los cultivadores como yo mejorarcon mas rapidez el valor y los resultados de la mandioca en el terreno".

Las instituciones que participan en la iniciativa se han puesto de acuerdo para coordinar sus esfuerzos de investigación, compartir los descubrimientos, tener en cuenta el punto de vista de los campesinos en los procesos de planificación, respetar las normas de seguridad en la investigación y esforzarse por construir capacidad científica en las instituciones nacionales de los países productores de mandioca.

"Por primera vez contamos con el potencial para identificar eficazmente los rasgos benéficos en las plantas silvestres y domésticas de mandioca y para transferirlos a las variedades de mandioca preferidas por los agricultores de manera previsible y puntual. Si lo logramos, el mejoramiento de la mandioca cambiará cientos de millones de vidas", subraya el doctor Claude Fauquet del Centro Danforth.

Según el doctor Wilhelm Gruissem del Instituto Federal Suizo de Tecnología, "ahora que tenemos un asociación y un plan, el próximo paso será conseguir los fondos para proyectos de colaboración de investigación específica que nos permitan desarrollar y emplear estas tecnologías para hacer de la mandioca un cultivo más productivo y nutritivo, sobre todo para los más pobres".

La Asociación Mundial para el mejoramiento genético de la mandioca fue concebida en el curso de una reunión de los treinta líderes mundiales de la investigación sobre la mandioca celebrada a primeros de octubre en el Rockefeller Foundation Conference Center.

Instituciones Fundadoras: Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO); Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola International (FIDA); Centro Rockefeller; Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT); Instituto Internacional de Agricultura Tropical (IITA); Sociedad de Investigación Agraria de Brasil (EMBRAPA); Centro de Ciencias de las Plantas Donald Danforth (ILTAB); Instituto Federal Suizo de Tecnología) (ETH); Organización Nacional de Investigación Agraria de Uganda; Instituto Central de Investigación de cultivos de raíces de India; Organismo Internacional de Energía Atómica Departamento conjunto FAO/OIEA); Organismo Nacional para el desarrollo de la biotecnología de Nigeria; Instituto de Investigación para los cultivos de legumbres y tubérculos de Indonesia; Universidad de Bath de Reino Unido; Programa de mejoramiento genético de raíces y tubérculos de Ghana.