R0MA, 20 de noviembre de 2002 -- La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) advierte hoy que los recientes progresos para erradicar la peste bovina, una de las más devastadoras enfermedades al mundo que afecta al ganado, podrían sufrir un retroceso ya que hay riesgos de brotes fuera de las únicas dos zonas donde la peste se resiste a desaparecer: en el noroeste del Kenya y al sur de Somalia.

Si bien la peste bovina no mata a los seres humanos directamente, si que puede hacerlo de manera indirecta, matándoles de hambre después de haber acabado con rebaños enteros de pequeños granjeros que tienen como único sustento la ganadería.

En África, la fauna salvaje está en peligro de extinción pero las comunidades que viven de sus vacas, búfalos y yacs también. Entre 1982 y 1984, la epidemia de peste bovina causó pérdidas de alrededor de 2 billones de dólares en el continente africano.

Los expertos están cada vez más convencidos de que las recientes campañas nacionales han conseguido erradicar el virus de la enfermedad en las tres últimas zonas en las que las que estaba presente: Sudán, Pakistán y Yemen. Pero mientras que el virus permanezca en la zona sur del denominado ecosistema rural somalí, habrá peligro de brotes, no sólo en los alrededores sino en regiones lejanas como la península Arábiga, donde podría llegar a través del Mar Rojo en los intercambios comerciales de ganado, o incluso según los últimos informes, hasta el suroeste asiático.

"El ecosistema pastoral somalí constituye nuestro gran reto pues se trata sin duda del ultimo refugio del virus de la peste bovina en el mundo", afirma Peter Roeder, Secretario del Programa de Erradicación Mundial de la Peste Bovina de la FAO, que está trabajando para erradicar la enfermedad antes del 2010.

"Existe un grave peligro de que un dramático rebrote de la peste bovina pueda hacer fracasar los progresos conseguidos", advierte Roeder. "En el pasado, el virus ha mostrado brotes reiterados en el ecosistema somalí y recientemente, hacia la mitad de los años 90, se ha extendido por el este de Kenya hasta entrar en Tanzania, contagiando el ganado y matando la fauna. Son preocupantes también las recientes informaciones de que los comerciantes están planeando empezar a exportar el ganado al Suroeste asiático. Tememos que el virus pueda volver a contagiar una parte del mundo que desde el 1950 estaba inmune de la enfermedad."

"Desplazar el virus con pocos centenares de animales no es difícil", reconoce Roeder. "Hace 50 años el zoo de Roma sufrió una plaga de peste bovina traída desde Somalia por los antílopes."

Una coalición de ONGs que trabaja para el Programa Panafricano para el control de las Epizootias en el sur de Somalia ha proporcionado valiosa información sobre el área en el que el virus ha sobrevivido. La FAO ahora esta pidiendo a la comunidad internacional que suministre recursos adicionales y que intensifique los esfuerzos para buscar y erradicar el virus allí donde aún sobrevive, a través de un programa de vacunación dirigido al Kenya y Somalia.

El virus debería ser erradicado antes de que acabe el año 2003, tras años de control y de contención del mismo, que incluyen etapas como la de destrucción de muestras de laboratorio, para cumplir así con el objetivo de la Declaración Mundial para la erradicación de la peste bovina, que debería cumplirse antes del final de 2010.