29 de noviembre de 2002, Roma -- Una buena alimentación puede demorar el paso del VIH a las enfermedades asociadas al SIDA, ya que una buena nutrición mejora la calidad de la vida de las personas que padecen esta enfermedad, y propicia el buen funcionamiento del sistema inmunológico, la protección del organismo contra las infecciones.

Pero los campesinos pobres de los países en desarrollo, que no cuentan con una alimentación equilibrada y adecuada, mueren de SIDA antes de transmitirles a sus hijos sus vitales conocimientos agrícolas. Si tuvieran una mejor alimentación, estos padres podrían vivir más años y tener la fuerza para legarles a sus hijos estos conocimientos. Se ha demostrado que el consumo de alimentos en África ha disminuido un 40 por ciento en los hogares víctimas de esta enfermedad.

"La alimentación es el primer medicamento contra el VIH/SIDA, y a menudo el único -explica Marcela Villarreal, especialista de la FAO en SIDA-. Aparte de la tragedia que representa quedar huérfano, es muy distinto perder a los padres a los 15 años que a los 7. Si los padres pudieran vivir unos años más, podrían llevar a sus hijos al campo y enseñarles con el ejemplo".

Actualmente -añade-, los infectados del virus que carecen de la alimentación adecuada, preparada de forma higiénica, pueden vivir sólo dos años cuando tienen SIDA. A menudo tienen que guardar cama y están demasiado débiles para salir al campo.

Un estudio realizado en Kenia demostró que sólo el 7 por ciento de los hogares campesinos encabezados por huérfanos tienen conocimientos adecuados de producción agrícola. En una región como el África subsahariana, donde hay 11 millones de huérfanos a causa del VIH/SIDA, prolongar la vida de los padres campesinos durante varios años podría significar la diferencia entre la vida y la muerte de los hijos supervivientes.

Combinación de la ayuda alimentaria con otras medidas a largo plazo

El mensaje de la FAO respecto al SIDA -con ocasión del Día Mundial del SIDA, el 2 de diciembre- llega en un momento en el que aproximadamente 14 millones de personas afrontan la muerte por inanición en el sur de África, debido a una combinación de sequía, problemas económicos y civiles, y las consecuencias de la epidemia del VIH/SIDA.

La FAO promueve la combinación de ayuda alimentaria con medidas a más largo plazo para alcanzar la seguridad alimentaria. Por ejemplo, introducir cultivos cuya producción requiere menos mano de obra. "El desarrollo rural, las políticas agropecuarias y la seguridad alimentaria no pueden tratarse independientemente de la epidemia del VIH/SIDA -explica Villarreal-. La lucha contra el VIH/SIDA debe incorporarse sistemáticamente a los planes de intervención y prevención contra las crisis alimentarias en las zonas endémicas. En caso contrario, millones de personas corren peligro".


Importante impulso a la agricultura con poca mano de obra

En Mozambique y Zambia la FAO está promoviendo la producción de cultivos económicos que requieren pocos insumos y poca mano de obra, como la fruta y las hortalizas, así como la cría de animales pequeños y la producción de yuca, a través de proyectos cuyo costo en conjunto asciende a 6,800 millones de dólares EE UU. Estas técnicas reducen la presión que sufren los hogares que han perdido a sus integrantes adultos y en los que sobreviven principalmente los niños y los ancianos.

La experta de la FAO en nutrición Karel Callens, recientemente enviada en el norte de Zambia, zona devastada por el SIDA, afirma que la situación es tan sombría en esa región de África que los niños huérfanos vagan por la calle, sin familia ni vecinos que puedan acogerlos, en una situación antes desconocida en el África rural. Algunos de estos huérfanos fueron recibidos en un orfanato atendido por una iglesia. La FAO ayudó al orfanato a iniciar un huerto para que los niños aprendieran a producir alimentos y lograran alimentarse y ganar algo de dinero mediantelaventa desus productos.

Cómo cocinar para las personas que tienen SIDA

Otra iniciativa propone ayudar a mejorar la nutrición de las personas que padecen de VIH y SIDA. La FAOy la Organización Mundial de la Salud, publicarán pronto Living well with HIV/AIDS: a manual on nutritional care and support for people living with HIV/AIDS. Muchos de los síntomas asociados al SIDA -como la diarrea, la pérdida de peso, problemas en la boca y la garganta, náusea y vómito- pueden mejorar con una nutrición apropiada. El manual proporciona consejos prácticos para lograrlo en los hogares pobres.

El VIH/SIDA, que antes era sobre todo un problema urbano, ahora también repercute en las zonas rurales. Ya no se trata de un mero problema de salud. La enfermedad está devastando sociedades enteras y exige, en consecuencia, una amplia gama de intervenciones. La FAO promueve la atención nutricional para las personas que padecen esta enfermedad, y para mitigar sus efectos interviene en los ámbitos de la seguridad alimentaria, la nutrición y los medios de subsistencia. La FAO además ayuda a los gobiernos e instituciones a elaborar políticas para combatir esta epidemia.



Contactos:

Katja Iversen
Information Officer, FAO
katja.iversen@fao.org
tel. +39 06 570 55521

Marcela Villarreal
Especialista de la FAO en VIH/SIDA
marcela.villarreal@fao.org
tel. +39 06 570 52346