11 de diciembre de 2002, Goma/Nairobi --Comenzará en breve la reconstrucción de pequeñas carreteras en varias zonas de la República Democrática del Congo, según informa la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Se trata de un importante paso adelante para llevar alimentos a las personas hambrientas y potenciar la producción agraria.

"La reconstrucción de más de 300 kilómetros de pequeñas carreteras en las proximidades de Kinshasa, Kikwit, Mbanza Ngungu, Mvuazi, Kisangani y Goma permitirá el acceso a los principales mercados de productos alimentarios en esas zonas, durante todo el año", afirma Alexis Bonte, Coordinador de la FAO para las emergencias en la región oriental de la República Democrática del Congo.

Se reconstruirán los puentes rotos y se repararán los daños más importantes en las carreteras locales. Los proyectos forman parte de la iniciativa de la FAO para mejorar la seguridad alimentaria y la producción agraria en las zonas rurales. Estos trabajos contribuirán también a mejorar el acceso de las ayudas alimentarias.

La República Democrática del Congo es uno de los países con el porcentaje más elevado de personas subnutridas (el 73 por ciento de la población, según la FAO). La cifra de hambrientos crónicos pasó de 12 millones entre el periodo 1990-92 a 36 millones entre 1998-2000.

Las carreteras son fundamentales en la lucha contra el hambre

"Sin acceso a los mercados locales y regionales, los agricultores no pueden vender sus productos ni ganarse el sustento. Por otra parte, si las existencias alimentarias disminuyen y su acceso a las ciudades es difícil, los precios se disparan. De ahí que la reconstrucción de carreteras sea crucial en la lucha contra el hambre y la malnutrición. Cuando los agricultores ganen dinero podrán variar su dieta e invertir en su salud y educación", agrega Bonte.

La FAO reconstruirá en primer lugar dos carreteras: las de Ngungu y Kako Jomba, en Noth Kivu, en las cercanías de Goma, que conecta las comunidades rurales con los grandes mercados de alimentos. Se reconstruirán también las carreteras en las provincias de Bandundi y Bas-Congo. Posteriormente, se abordará la carretera del viejo Buta, cerca de Kisangani (Provincia Oriental), así como la llamada Carretera del Elefante, también cercana a Kisangani.

"Hemos contratado a compañías congoleñas para construir puentes a lo largo de las carreteras para que sean transitables incluso durante la temporada de lluvias", afirma Bonte.

Las actividades de la FAO incluyen también un programa de alimentos a cambio de trabajo, en colaboración con el Programa Mundial de Alimentos (PMA); esto es: las personas recibirán alimentos como pago de su trabajo en las carreteras.

"Los beneficios para la población local no se agotan al finalizar el proyecto. Daremos carretillas, picos, palas, azadas y palancas a las personas que viven en los alrededores de las carreteras responsabilizándoles de su mantenimiento", dice Bonte.

Finalizado el proyecto, la FAO también distribuirá semillas y aperos entre los agricultores para ayudarles a reanudar o incrementar su producción agraria.

Cuando los comerciantes acudan a comprar productos agrícolas, tendrán que pagar una contribución financiera al "comité local de mantenimiento de carreteras".

Se prevé que los trabajos terminen en junio de 2003. Los agricultores podrán así acceder a los mercados a través de las carreteras reconstruidas en la próxima temporada de lluvias, que comenzará en septiembre de 2003.

Los proyectos han sido financiados con fondos de los gobiernos italiano y sueco.


Personas de contacto
Victoria Engstrand-Neacsu, Responsable de comunicación, Kenya,
(+254) 2 272 91 60 / 272 51 28, vengstrand@faonairobi.or.ke

Erwin Northoff
Oficial de información
(+39) 06 5705 3105
erwin.northoff@fao.org