12 de diciembre de 2002, Roma/Abuja -- Para mejorar la seguridad alimentaria en África, es necesario poner en marcha proyectos regionales, concretos y financiables por los bancos de desarrollo. Este es uno de los principales mensajes contenidos en el discurso pronunciado ayer, 11 de diciembre, en Abuja, por el Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Jacques Diouf, en el marco de una reunión de alto nivel dedicada al desarrollo de la agricultura africana.

Participan en esta reunión, organizada por la FAO, la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD) y el Banco Africano de Desarrollo (BAD), el Presidente Olusegun Obasanjo de Nigeria, el Presidente Omar Al-Bashir de Sudán, los responsables de NEPAD y del BAD, así como los dirigentes de los diferentes organismos económicos regionales africanos y organizaciones financieras multilaterales y bilaterales. Es encuentro, que se celebra en la capital nigeriana, Abuja, entre los días 11 y 12 de diciembre, se centra en el papel de las organizaciones económicas regionales africanas a la hora de poner en marcha los programas regionales para garantizar la seguridad alimentaria en sintonía con la visión de NEPAD.

"El potencial agrícola africano se verá valorizado y favorecido por la puesta en marcha de un programa de infraestructuras, con especial atención a la energía, las carreteras, los sistemas de almacenamiento de alimentos, ha señalado Jacques Diouf, quien ha recibido positivamente el Programa Detallado del NEPAD para el desarrollo de la agricultura en África.

Este programa, elaborado con la participación de la FAO y que tiene un costo anual de 17,9 mil millones de dólares, atribuye la prioridad a la gestión del agua, a las infraestructuras rurales, al incremento y la diversificación de la producción agrícola y al acceso a los mercados. El programa será complementado por un capítulo de investigación agrícola.

La reunión de Abuja, ha dicho el Director General de la FAO, "tendría que permitir el intercambio continuo entre las organizaciones económicas regionales africanas y sus asociados en el mundo del desarrollo con el fin de pasar de la etapa de programa continental a la de los proyectos nacionales concretos y financiables por los bancos de desarrollo regionales".

"Este paso es urgente", ha dicho Jaques Diouf, recordando que la agricultura africana tiene que hacer frente a crisis debidas a las cada vez más frecuentes sequías así como a las inundaciones porque todavía depende demasiado de las inclemencias climáticas.

"El incremento de la producción y la productividad es indispensable para combatir el hambre" ha dicho Diouf. "Se necesita una agricultura más productiva y más diversificada. Hace falta mejorar la gestión y el control del agua, mejorar el acceso a los mercados y, crear así fuentes de empleo y renta".

"Fue con este espíritu que, en 1994, la FAO lanzó el Programa Especial para la Seguridad Alimentaria (PESA), en asociación con los países africanos y los donantes, que hace posible la transferencia de tecnologías simples y baratas, gracias a la cooperación Sur-Sur, que reducen las barreras socioeconómicas que impiden el desarrollo", recordó Diouf explicando que el PESA persigue la creación de un entorno macroeconómico favorable que atraiga las inversiones.

"El Banco Africano de Desarrollo, el NEPAD y la FAO estamos listos para actuar en estrecha colaboración con las instituciones económicas para definir las etapas y el calendario de actividades, así como los medios necesarios para preparar en tiempo breve proyectos financiables", ha dicho Diouf, reconociendo y resaltando la capacidad y la experiencia de los participantes, que sin duda contribuirá a alcanzar los objetivos previstos.

En su discurso, el Director General de la FAO recordó en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación de 1996, los líderes mundiales se comprometieron a erradicar el hambre en el mundo y a reducir ala mitad el número de personas desnutridas de aquí al 2015.

"En este preciso momento, hay 200 millones de personas en el continente africano que sufren de malnutrición crónica y, cada año, alrededor de 30 millones de seres humanos necesitan ayuda alimentaria urgente, que en términos de cantidad significó 2.8 millones de toneladas en el año 2000", subrayó Diouf, reconociendo que aún queda mucho camino por recorrer en la lucha contra el hambre, la malnutrición y la pobreza.



Personas de contacto:

Mafa Chipeta
Jefe, Servicio de Coordinación de Políticas de la FAO
mafa.chipeta@fao.org
(+39) 3481552743

Madhy Bamba, Oficina Regional para África
madhy.bamba@fao.org
(+233) 24319157

Joseph Johnson
Representante de la FAO en Nigeria
FAO-NGA@field.fao.org
(+234) 94137543