17 de diciembre 2002. Roma, Italia - Alrededor de 40 millones de personas en África subsahariana están amenazadas por una dramática escasez de alimentos y en África austral la crisis humanitaria se agrava, según informa hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Estas dramáticas previsiones se desprenden de un informe lanzado por la organización en Roma. Dicho informe señala que la situación alimentaria más grave se encuentra en el África austral donde 16,7 millones de personas necesitan ayuda alimentaria urgente para sobrevivir hasta la próxima cosecha en abril de 2003.

El estado de las existencias alimentarias y las perspectivas de las cosechas en África subsahariana advierte de que "hay una necesidad urgente de acelerar las importaciones comerciales y la distribución de ayudas alimentarias para evitar una catástrofe humana de grandes proporciones en África austral". El informe se basa en las últimas informaciones disponibles para la FAO y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) en los países afectados.

Debido al alto porcentaje de VIH/SIDA en toda la subregión, el hambre amenaza a muchas personas y sus vidas corren peligro.

La FAO y el PMA han estimado que hacen falta 1,6 millones de toneladas de alimentos, que se suman al total de las importaciones comerciales ya previstas, para hacer frente a la escasez alimentaria en el África austral. El PMA ha hecho un llamamiento para conseguir 993 000 toneladas de ayuda alimentaria; hasta ahora están garantizadas 663 000 toneladas, es decir, un 67 por ciento del total.

Según el informe, la distribución de alimentos ha sufrido serios retrasos en Zambia y Zimbabwe. Las importaciones comerciales de maíz se han reducido y los precios han empezado a subir en varios países.

En Angola, a pesar de es posible llegar a las personas afectadas por el hambre en zonas hasta ahora cortadas al acceso a causa de la guerra, las cifras de inseguridad alimentaria y de malnutrición siguen siendo altas. Las personas desplazadas al interno del país que regresan a sus hogares carecen de los servicios sanitarios básicos, dice el informe.

La FAO ha lanzado un llamamiento para conseguir 25 millones de dólares destinados a los campesinos más necesitados en África austral para dotarles de los insumos agrícolas más necesarios, como semillas, fertilizantes y aperos de labranza, para la próxima temporada de cultivos.

El informe también advierte que sobre varios países del Cuerno de África se cierne la amenaza de una grave escasez de alimentos. En esta región, al menos 17,5 millones de personas no tienen bastante comida. La situación es muy grave en Eritrea y Etiopía donde se necesita ayuda alimentaria urgente para evitar el hambre. Un tercio de la población de Eritrea tiene que hacer frente a dramáticas carestías de alimentos debido a la sequía. Además, todavía se necesita ayuda humanitaria para las personas desplazadas a consecuencia de la guerra con Etiopía, así como para los refugiados que regresan de Sudán.

En Etiopía, las lluvias escasas e imprevisibles han provocado serios problemas alimentarios para millones de personas. El informe constata la pérdida de un gran número de cabezas de ganado y una inusual migración de población, particularmente en las zonas de pastoreo orientales. Una misión de evaluación conjunta de la FAO y el PMA acaba de regresar del país y en breve estará disponible su informe.

Un gran número de personas en Sudán, Kenya, Somalia y Uganda necesitan también ayuda alimentaria debido al déficit de producción provocado por las lluvias escasas y en algunos casos por los conflictos civiles.

En la región de los Grandes Lagos, las perspectivas alimentarias de Ruanda y Burundi son malas ya que se prevé que las primeras cosechas de la temporada de 2003 sean inferiores a lo habitual debido al retraso de las lluvias.

En la República Democrática del Congo, la escalada de luchas en la zona oriental ha provocado la fuga de la población campesina. La malnutrición aguda sigue aumentando entre las personas desplazadas al interno del país ya que los conflictos obstaculizan la ayuda humanitaria.

Buena parte de África Occidental también sufre problemas alimentarios, sobre todo en Mauritania, donde tres escasas cosechas consecutivas han llevado a una situación alimentaria de extremada gravedad. El informe calcula que la cosecha de cereales en Sahel sea este año inferior a la del año pasado, a consecuencia de las escasas lluvias.

Las actividades agrarias en Liberia y Costa de Marfil han sido interrumpidas por los conflictos civiles y las cosechas, por lo tanto, se prevén inferiores a lo habitual. Costa de Marfil necesitará ayuda alimentaria de emergencia y tanto Sierra Leona como Guinea dependen ya en gran manera de la ayuda alimentaria internacional debido al gran número de refugiados y desplazados al interno del país.



En conjunto, son 25 los países de África subsahariana que se enfrentan con emergencias alimentarias provocadas por problemas que van desde la sequía y el mal tiempo a los conflictos civiles, dificultades económicas, un aumento de personas desplazadas al interno del país y de los refugiados. La cifra representa casi la mitad de los países de la región: Angola, Burundi, Cabo Verde, República Centroafricana, República Democrática del Congo, República del Congo, Costa de Marfil, Eritrea, Etiopía, Guinea, Kenya, Lesotho, Liberia, Madagascar, Malawi, Mauritania, Mozambique, Sierra Leona, Somalia, Sudan, Swazilandia, Tanzania, Uganda, Zambia, y Zimbabwe .




CONTACTOS: John Riddle
Tel. 0039 06 5705 3259
E-mail: john.riddle@fao.org
o,
Erwin Northoff
Tel. 0039 06 5705 33105
E-mail: Erwin.Northoff@fao.org