18 de diciembre de 2002, Jartum/Nairobi.- Una embarcación cargada de materiales de pesca navega en estos días por el río Sobat con rumbo al sur de Sudán, para ayudar a la población afectada por la guerra que ha devastado ese país, según informa hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Tras el acuerdo de alto el fuego alcanzado el mes pasado en Kenya entre el gobierno de Sudán y el Ejército/Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán (SPLM/A), las Naciones Unidas y otras organizaciones humanitarias han conseguido llegar hasta las zonas martirizadas por la guerra y hasta ahora inaccesibles.

"Por primera vez en muchos años, la FAO tiene ahora acceso a esas zonas y podrá llegar a unas 58 000 personas, entre los grupos más vulnerables del sur de Sudán", dice Marc Bellemans, Coordinador de Emergencias de la FAO en Jartum.

La embarcación zarpó de Malakar en la provincia del Nilo Alto el 4 de diciembre. Rumbo a Nasir, cerca de la frontera con Etiopía, descargará materiales de pesca, entre ellas redes, sedales y anzuelos, además de semillas y aperos de labranza para 27 aldeas. La embarcación está siendo utilizada conjuntamente por la FAO y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Durante muchos años esta zona del sur de Sudán, devastada por la guerra, ha sido muy insegura. Ahora la región ha asumido un carácter prioritario en el ámbito de intervenciones de emergencia de las Naciones Unidas y de otras organizaciones humanitarias.

Altas tasas de malnutrición

En las zonas del sur de Sudán controladas por el gobierno como la región que costea el río Sobat, la malnutrición afecta alrededor del 20 por ciento de la población.

"Calculamos que un 10 por ciento de las familias en este tramo del río recibirán materiales de pesca. Podrán mejorar así su situación alimentaria y contribuirá a limitar la malnutrición. Y sobre todo, la población dependerá menos de la ayuda alimentaria", dice Bellermans

El sur de Sudán, con sus marismas y ríos, tiene importantes recursos pesqueros naturales. La pesca de subsistencia contribuye significativamente a incrementar las existencias alimentarias. Según la FAO, las cifras de la malnutrición disminuyeron donde se distribuyeron equipos de pesca.

Cuando la embarcación haya finalizado su viaje, a finales de diciembre, la FAO habrá distribuido 90.000 anzuelos, 3.500 carretes de hilo de pesca, 155 sedales, además de aperos de labranza y alrededor de 500 Kg. de semillas vegetales para unas 7.000 familias. Los encargados de la salud animal de la comunidad recibirán medicinas veterinarias.

Canadá, Japón y Suecia han respaldado el proyecto.

La FAO ha lanzado un llamamiento para conseguir 19 millones de dólares en el año 2003 destinados a los grupos más vulnerables para que puedan producir sus propios alimentos. Hasta el momento no ha habido alguna ayuda concreta.

Para más información sobre el llamamiento de la FAO en favor de Sudán, consulten el siguiente sitio web de la FAO: http://www.fao.org/reliefoperations/appeals/2003/sudan.html



Contacto
En Sudan: Marc Bellemans,
Coordinador de Emergencia en Khartoum
TCE-Kharthoum@fao.org
+249 11 787 569

En Kenya: Victoria Engstrand-Neacsu,
Oficial de Comunicaciones
+254 2 272 91 60 / 272 51 28
vengstrand@faonairobi.or.ke