Roma, 15 de abril de 2002 - Aumenta el hambre y la malnutrición en la población palestina de la franja de Gaza y la ribera occidental, advierte la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en una nota de alerta especial enviada hoy. "El bloqueo total que está sufriendo la franja de Gaza y la ribera occidental ha paralizado la economía palestina, dependiente en gran medida de Israel y ya seriamente afectada por los frecuentes cierres de fronteras, hasta el punto que se encuentra en estos momentos en una grave recesión, con millones de personas empobrecidas y en situación de extrema inseguridad alimentaria."

Según la nota de alerta, la malnutrición está aumentando a juzgar por las últimas estimaciones relativas al aumento de un 10.4 por ciento en el número de recién nacidos con peso insufiente y un aumento de un 52% de partos de niños muertos en la ribera occidental. Citando informaciones recibidas de agencias humanitarias trabajando en la zona, la nota de la FAO advierte que muchos hogares se han quedado sin agua y sin electricidad y que los pocos alimentos con los que cuentan se están echando a perder.

La organización de las Naciones Unidas ha expresado su "preocupación" por la actual destrucción a larga escala de las infraestructuras palestinas que se está llevando a cabo, que incluye bienes agrícolas como silos, sistemas de irrigación, invernaderos, depósitos de agua, huertos, e incluso remoción de la superficie de suelo por una superficie estimada de 8.000 hectáreas de tierra .

La FAO ha dicho que "restringiendo severamente el acceso de los palestinos a los mercados internacionales, Israel se ha convertido en el único proveedor de alimentos en las zonas de Gaza y de la ribera occidental", siendo así responsable de más del 95% de las importaciones agrícolas totales de Gaza y de casi el cien por cien de sus exportaciones. El resultado es que "el cierre de estas fronteras está teniendo consecuencias extremas para la seguridad alimentaria del pueblo palestino", según informa la nota de alerta de la FAO.

La nota muestra también preocupación sobre las confiscaciones de terrenos agrícolas y recursos acuíferos por parte de Israel y estima que la cantidad de agua disponible, por persona al año, en la franja de Gaza y la ribera occidental es de 112 metros cúbicos mientras que en Israel esta cifra asciende a 377 metros cúbicos.

La FAO informa que desde el pasado mes de noviembre está prevista una misión para evaluar la situación nutricional y alimentaria en los territorios pero que aún no ha sido posible llevarla a cabo debido a las persistentes condiciones adversas de seguridad. "A pesar de ello," informa la FAO, "todas las informaciones en nuestras manos apuntan a una catástrofe considerable en la franja de Gaza y la ribera occidental."