ROMA/GINEBRA, 22 abril 2002 -- La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) han lanzado una encuesta conjunta sobre el programa de normas alimentarias de ambos organismos, incluyendo el Codex Alimentarius, con el fin de que este programa represente los intereses de todos, ricos y pobres, en materia de sanidad, seguridad y comercio en la alimentación. Este es el primer proceso de evaluación del código internacional de alimentación, Codex Alimentarius, y del mecanismo de establecimiento de sus normas, tras más de cuarenta años de actividad.

La FAO y la OMS han solicitado la intervención del público para garantizar que todas las partes interesadas en el uso de estas normas de alimentación puedan dar a conocer su opinión.

"Tanto en los países desarrollados como en los que están en vías de desarrollo, el número y la diversidad de las amenazas a la seguridad alimentaria están en aumento. Necesitamos garantizar que las normas de alimentación respondan a los desafíos del nuevo milenio para hacer frente, de forma mas eficaz, a las necesidades de la población mundial y por tanto acogemos favorablemente esta oportuna revisión", ha afirmado Gro Harlem Brundtland, Directora General de la OMS.

Por su parte, Jacques Diouf, Director General de la FAO, ha dicho: "Los temas de calidad y seguridad de los alimentos varían enormemente de país a país. Las capacidades nacionales para emplear y utilizar las normas alimentarias deben potenciarse si se quiere alcanzar una inocuidad alimentaria a nivel mundial". "Me agrada además -ha añadido - que esta oportuna evaluación apunte al vasto ámbito de aplicación de las normas alimentarias a nivel práctico".

El mundo ha cambiado mucho desde que la Comisión del Codex Alimentarius se estableciera hace cuarenta años. El interés de la opinión pública por la seguridad alimentaria es difuso y los consumidores están mucho mejor informados sobre lo que consideran amenazas a su salud y sobre sus derecho a la plena información en materia de alimentación. Los lazos entre inocuidad de los alimentos, dieta equilibrada y salud, y productividad de la población son cada vez más patentes para todos. Además, la necesidad de un procedimiento abierto y transparente de fijación de normas se ha reafirmado tras el reconocimiento por parte de la Organización Mundial de Comercio (OMC) de las normas del Codex como punto de referencia para el comercio de materias alimentarias.

Esta encuesta sobre el programa de normas alimentarias de la FAO y la OMS se lleva a cabo por parte de un equipo de evaluación y un grupo de expertos. El proceso de evaluación ha comenzado en abril del 2002 y se prevé que finalice a primeros de 2003, con un informe en el que se incluirán sugerencias que serán sometidas a la consideración de los órganos de gobierno de la FAO y la OMS. Para elaborar el informe, el equipo de la encuesta efectuará una consulta lo más amplia posible con los países miembros de FAO y OMS y otras partes interesadas. El método de evaluación se basará en un cuestionario sobre determinadas materias destinado a los países miembros y a las partes interesadas, además de una serie de visitas a los diversos países, entrevistas en profundidad, análisis bibliográficos, etc.

Otro elemento del proceso de evaluación será solicitar opiniones informales del público, y de todas las partes potencialmente interesadas, para poder incorporar en el informe el mayor número posible de materias relevantes.

Los temas que se someterán a la opinión del público, serán, por ejemplo:

1.- Relieve e idoneidad del Codex y otras normas alimentarias como base para la protección de la salud del consumidor, el comercio y el desarrollo económico;

2.- Idoneidad de las estructuras gubernamentales y los procesos de decisiones en la creación de normas alimentarias, incluido el Codex;

3.-Rapidez y transparencia de los procedimientos del Codex, incluidala independencia de los órganos del Codex, el asesoramiento científico con el que cuenta, y cómo evitar conflictos de intereses.

4.- Ocasiones de participación en los procedimientos del Codex, incluidas las de los países en vías de desarrollo y cómo se representan en el Codex los intereses de esos países.

5.- Consecuencias para los futuros sistemas internacionales de inocuidad alimentaria y evolución de las normas alimentarias relativas a la salud pública, al comercio de alimentos y al desarrollo económico en un contexto amplio.