LA HABANA, 24 de abril -- El Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Dr. Jacques Diouf, hizo un urgente llamado a los países participantes en la 27ª Conferencia Regional para redoblar los esfuerzos de lucha contra el hambre. Hizo notar que en la actualidad 815 millones de personas sufren de malnutrición crónica, 54 millones de las cuales habitan en América Latina y el Caribe.

En su discurso en la ceremonia inaugural de la 27ª Conferencia Regional, el Director General de la FAO afirmó que a menos que hayan mejoramientos sustantivos en la disminución del hambre y la malnutrición, será imposible alcanzar avances apreciables en otros campos de la lucha contra la pobreza, como son la salud y la educación. A este respecto, dijo que la gente que vive en condiciones de pobreza en la Región alcanza a 211 millones de personas.

Recordando que esta Conferencia tiene lugar en un contexto global de grandes cambios económicos, sociales y políticos, el Dr. Diouf dijo que la agricultura tiene una importancia estratégica para la vida social y económica de los países del continente latinoamericano y del Caribe. Advirtió, sin embargo, que en los últimos diez años el crecimiento del sector agrícola en la Región ha sido débil y errático, habiendo llegado a 2.7% en el 2000, en circunstancias que creció un 4.2% en 1999.

El Director General hizo hincapié en cuatro prioridades para la acción de la FAO en América Latina y el Caribe. La primera es la seguridad alimentaria, que abarca tres dimensiones principales: mejorar la producción de alimentos; garantizar el acceso equitativo de todos a estos alimentos; y asegurar la estabilidad en el acceso a los alimentos. Para estos efectos, la FAO ha reforzado aún más su Programa Especial de Seguridad Alimentaria (PESA) a través del cual da apoyo no sólo a los países deficitarios en alimentos y de bajos ingresos, sino también a otros que han alcanzado niveles intermedios de desarrollo.

La segunda prioridad es la relativa al comercio internacional y por medio de la cual se busca apoyar a los países de la Región para que aprovechen mejor las oportunidades que surgieron en el Acuerdo sobre Agricultura de la Ronda Uruguay, en la que por primera vez se incorporaron los productos agrícolas básicos en las negociaciones comerciales multilaterales. El Dr. Diouf afirmó que la FAO está prestando asistencia a los países de la Región para que fortalezcan su capacidad negociadora.

La tercera prioridad se refiere a la gestión sostenible de recursos naturales, ya que la rápida degradación medioambiental está destruyendo muchas oportunidades para el futuro. A este respecto, el Director General dijo que la FAO está prestando asistencia técnica en la promoción de prácticas agrícolas de conservación para familias de pequeños productores y promoviendo la creación de unidades de planificación del uso y manejo de los recursos naturales en las microcuencas hidrográficas.

En cuanto a la cuarta prioridad -el desarrollo rural- la FAO ha estado brindando asistencia técnica para la reforma institucional, con proyectos sobre gasto público, reforma a los gobiernos locales y alianzas productivas, que contribuyen a mejorar las condiciones de vida de los habitantes del campo.

El Director General de la FAO concluyó su intervención manifestando que la participación de los Jefes de Estado y de Gobierno de todos los países de la Región en la próxima "Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después", representaba una gran ocasión para que expresaran al más alto nivel político los puntos de vista de una de las regiones agrícolas más importantes del planeta y contribuyeran de esa manera al éxito de la Cumbre, y, por consiguiente, a la reducción del hambre en todo el mundo.