La Habana, 30 abril 2002--- Con un firme llamado a crear una Coalición Mundial contra el Hambre, finalizó aquí en La Habana la 27ª Conferencia Regional de la FAO para América Latina y el Caribe.

De esta manera, los delegados de los 31 países participantes se mostraron partidarios de dar seguimiento estrecho a las metas propuestas en la pasada Cumbre Mundial sobre la Alimentación celebrada en Roma en 1996, en el sentido de reducir a la mitad antes del año 2015 el número de 815 millones de personas afectadas por el problema del hambre en el mundo.

Como existe preocupación porque no se está dando cumplimiento a dicha meta, se subrayó que esta Coalición está llamada a convocar la participación de los gobiernos, así como también la creatividad y la energía moral de las sociedades y los pueblos de América Latina y el Caribe. La seguridad alimentaria sigue siendo así la primera prioridad de los esfuerzos de la FAO.

Se adoptó, asimismo, la decisión de proponer a la próxima "Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después", que se celebrará en Roma entre el 10 y el 13 de junio de este año, establecer un grupo de trabajo intergubernamental en la FAO, como mecanismo formal que se encargue de elaborar en un lapso de dos años, el Código de Conducta Voluntario sobre Derecho a la Alimentación.

Habiendo constatado que es necesario movilizar recursos para la lucha contra el hambre, la Conferencia reiteró la necesidad de que los países desarrollados cumplan con el compromiso de dedicar el 0,7% de su Producto Nacional Bruto para ayuda oficial al desarrollo.

Recogiendo las preocupaciones expresadas por las delegaciones participantes en el Comité Técnico, la Conferencia enfatizó que los subsidios a la agricultura en los países desarrollados y las barreras que ponen al comercio internacional, juegan un papel esencial en las dificultades que encuentran los países en resolver de manera adecuada sus problemas de inseguridad alimentaria.

Por este motivo, la Conferencia solicitó a la FAO que apoye la formación de expertos que permitan mejorar la capacidad negociadora de los países de la Región en las ruedas de negociaciones comerciales multilaterales, a fin de reducir la desventaja que llevan en relación a los países desarrollados.

En otro orden de cosas, la Conferencia solicitó que la FAO apoye el desarrollo de programas focalizados hacia las mujeres y los jóvenes rurales, y que también siga promoviendo la cooperación sur-sur, particularmente a través de su Programa Especial de Seguridad Alimentaria (PESA).

La Conferencia también escuchó la declaración final y el plan de acción aprobado por la Segunda Consulta Regional de Organizaciones de la Sociedad Civil de América Latina y el Caribe, en la que participaron 42 organizaciones de todo el continente. En el documento se apoya la celebración de la "Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después" y se señala, entre otras cosas, que las causas del hambre no deben buscarse en la insuficiente producción de alimentos, sino en la inequitativa distribución de los recursos productivos y los ingresos.

Por último, la Conferencia tomó nota del ofrecimiento de Guatemala de hospedar la XXVIII Conferencia Regional de la FAO para América Latina y el Caribe en ese país en el año 2004.

Culmina así la 27ª Conferencia Regional de la FAO que contó con la presencia del Director General de la FAO, Dr, Jacques Diouf, y cuyos trabajos fueran presididos por el Sr. Alfredo Jordán, Ministro de Agricultura de Cuba.