La Habana, 23 de abril 2002 -- Más de 40 organizaciones no gubernamentales y de la sociedad civil latinoamericana y caribeña, aprobarón ayer en La Habana una declaración final y un plan acción que serán presentados a la 27ª Conferencia Regional de la FAO, que comenzó ayer en la capital cubana.

En la declaración final de la Consulta se constata con preocupación que no se está cumpliendo el compromiso adquirido por la Cumbre Mundial sobre la Alimentación de 1996 de reducir a 415 millones el número de personas afectados por hambre a nivel mundial para el año 2015. Al referirse a las causas de este problema, la Consulta afirma que éstas no deben buscarse en la falta de producción de alimentos, sino en la inequitativa distribución de los recursos productivos y los ingresos. Además afirma que los ajustes estructurales han tenido como resultado en muchos países el crecimiento del desempleo y el deterioro de las condiciones laborales de las poblaciones urbanas y rurales.

Esta reunión, conocida como la "Segunda Consulta Regional de Organizaciones no Gubernamentales y de la Sociedad Civil (ONG/OSC)", y en la que, tuvo por objeto evaluar los avances en el cumplimiento de los compromisos de la "Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después" y formular propuestas para el problema del hambre y la malnutrición.

La Consulta exigió el cumplimiento del derecho a la alimentación, en tanto derecho humano fundamental contenido en la Carta de las Naciones Unidas, y se comprometió en su Plan de Acción a construir instancias de seguimiento a la política de seguridad alimentaria y al cumplimiento de los compromisos asumidos por los gobiernos al respecto.

Las organizaciones no gubernamentales y otras de la sociedad civil participantes en la Consulta también dieron importancia a la soberanía alimentaria, es decir, al derecho de los pueblos a definir sus propias políticas y estrategias sustentables de producción, distribución y consumo de alimentos, como condición fundamental para la erradicación del hambre.

La Consulta reconoció el papel que la FAO ha venido desarrollando en la construcción de consensos globales, regionales y nacionales en torno a políticas de seguridad alimentaria y pidió que la FAO facilite la concertación entre los gobiernos y el mundo de la sociedad civil para establecer normas y mecanismos claros que favorezcan su plena participación.

Al culminar sus deliberaciones la Consulta, que fue presidida por Mavis Alvarez de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, aprobó por mayoría una declaración final y un plan de acción.

El Plan de Acción también hizo referencia a la necesidad de promover y fortalecer tanto la participación en redes a nivel de las distintas organizaciones de la sociedad civil, como la coperación horizontal entre los diferentes actores de la sociedad civil.

Similares consultas se han estado realizando en el curso de este año en otros continentes con el objeto de recoger la contribución de las organizaciones de la sociedad civil de todo el mundo para la próxima "Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después".