ROMA, 15 de mayo 2002 -- La pobreza urbana y el hambre están llegando a niveles de alarma en las ciudades del Cuerno de África. Se prevée que las poblaciones urbanas se dupliquen en los próximos diez años, y se necesita una acción urgente por parte de los gobiernos, de las autoridades locales y del sector privado para mejorar el acceso a los alimentos de los ciudadanos pobres.

Este fué el mensaje de los ministros, alcaldes y responsables de la planificación de siete países del Cuerno de África que, el pasado 10 de mayo, firmaron una declaración reconociendo los problemas e indicando las acciones necesarias para hacerles frente. La ceremonia de firma tuvo lugar al final de un seminario de tres días de duración titulado "Alimentar a las ciudades en el Cuerno de África", celebrado en Addis Abeba (Etiopía) del 7 al 9 de mayo de 2002, organizado por la Administración Ciudadana de Addis Abeba , financiado por la Iniciativa para la Seguridad Alimentaria en el Cuerno de África del Banco Mundial y con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

En el Cuerno de África, más de la mitad de la población sobrevive con menos de un dólar al día. Más del 40 por ciento de sus l60 millones de personas padecen inseguridad alimentaria crónica y se calcula que más de la mitad de los habitantes de las capitales -al menos siete millones- son pobres y pasan hambre.

"No podemos ignorar la dramática pobreza en la que vive la mayor parte de los habitantes de las ciudades. Está en juego el futuro de nuestros hijos. Nuestras acciones, al igual que nuestras inversiones deben ser efectivas y sostenibles", afirmó el alcalde de Addis Abeba, Ato Ali Abdo, durante el seminario. Y su colega, Joe Akech, teniente de alcalde de Nairobi, agregó: "En las ciudades, se accede principalmente a los alimentos mediante los ingresos y el empleo. Necesitamos fomentar la inversión en la economía urbana para crear empleo y arrancar a los pobres del hambre".

Según la FAO, las ciudades son los mercados principales para los alimentos producidos en las zonas rurales y en la periferia urbana y sin una economía urbana sana y potente, los esfuerzos para el desarrollo económico rural se verán menoscabados. Por eso es crucial la colaboración entre la administración central y los entes locales.

En la declaración de Addis Abeba, se subraya que la disponibilidad, la inocuidad y la posibilidad de comprar alimentos pueden potenciarse solamente a través de políticas y programas concretos a nivel nacional, regional y urbano. Además los participantes afirman la necesidad de considerar la seguridad alimentaria urbana prioritaria en la planificación futura, implicar a las partes interesadas, analizar las leyes en materia, alentar las oportunidades de generar e incrementar los ingresos de los ciudadanos pobres e incluir cuestiones de ambiente y sanidad a la hora de decidir en el ámbito de la alimentación de las ciudades. Se ha sugerido además que la inminente Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después que se celebrará en la sede de la FAO en Roma del 10 al 13 de junio aborde en su programa el tema de la inseguridad alimentaria urbana.

Durante los debates se ha puesto de relieve la necesidad de un aumento substancial de la inversión, tanto del sector público como del privado, en la seguridad alimentaria urbana. La FAO quiere ahora someter los resultados del seminario a la atención de las instituciones financieras y de los donantes bilaterales con el propósito de una posible financiación de proyectos piloto en las ciudades.

Han participado en el seminario de Addis Abeba representantes gubernamentales de cinco de los siete países interesados, además de autoridades locales, miembros de organizaciones internacionales y de organismos de las Naciones Unidas. El seminario ha representado el corolario del Grupo de Acción sobre seguridad a largo plazo para el Cuerno de África organizado por el Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan en el año 2000 y presidido por Jacques Diouf, Director General de la FAO. Es además una de las iniciativas del mismo tipo emprendidas por la FAO en materia de existencias y distribución de alimentos en las ciudades en diversas partes del mundo. En 1997 se celebró en Dakar (Senegal) un seminario sobre seguridad alimentaria en las ciudades francófonas Africanas.