NICOSIA, 31 mayo 2002 -- La XXIII Conferencia Regional de la FAO para Europa se ha clausurado hoy en Nicosia (Chipre) con un urgente llamamiento a los jefes de estado y de gobierno europeos a participar en la próxima Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después que se celebra en Roma del 10 al 13 de junio 2002.

Los delegados han reafirmado la voluntad de conseguir el objetivo fijado en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación de 1996: reducir a la mitad para el 2015 el número de personas afectadas por el hambre en el mundo.

Durante la reunión de ministros dedicada a la seguridad y la calidad de los alimentos, se ha aprobado por unanimidad un conjunto de medidas en favor de la entrada en vigor de dispositivos eficaces y transparentes a lo largo de la entera cadena alimentaria, en el ámbito de una estrategia nacional de gestión de los riesgos basada en la mayor sensibilización y participación de las diversas partes interesadas. Este conjunto de medidas constituye un verdadero plan de acción panaeuropeo en este ámbito, clave para todo el continente.

Se ha subrayado además la importancia de reforzar la cooperación entre los países europeos para promover una supervisión más eficaz, una coordinación mejor de los sistemas de control de la seguridad sanitaria de los alimentos y un intercambio de información reforzado por la intervención rápida en los casos de peligro. La FAO en colaboración con la OMS y otras instituciones internacionales ha sido invitada a contribuir a potenciar la capacidad de los países de la zona.

La lucha contra la degradación de las tierras y la desertificación ha encontrado un eco especial en la Conferencia. Las delegaciones han pasado revista a los fenómenos que las originan, - presentes en varios países, en particular en las regiones mediterráneas y centrales de Europa - y que afectan a la gestión de los recursos hídricos y a la productividad de las tierras perjudicando la productividad agrícola y alimentaria.

Por otra parte, la Conferencia se ha hecho eco de los mensajes de las 30 ONG y coordinadoras nacionales procedentes de varios países del continente europeo subrayando que la próxima Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después brindará la oportunidad de reforzar más aún la cooperación entre la sociedad civil y la FAO.

Durante la Conferencia de Nicosia, Francia ha reiterado la oferta de acoger la XXIV Conferencia Regional de la FAO para Europa en 2004.