Roma, 6 de junio de 2002 -- Los 15 países miembros de la Unión Europea, así como la Comunidad Europea, han firmado hoy el Tratado Internacional sobre Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura, según un comunicado publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

El pasado 3 de noviembre de 2001, en Roma, la Conferencia de la FAO aprobó el Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura. El Tratado, obligatorio legislativamente, abarca por primera vez la conservación y la utilización sostenible del material agrícola fitogenético en el mundo, así como el reparto justo y equitativo de sus beneficios, entre ellos los comerciales. El Tratado está en armonía con la Convención sobre la Diversidad Biológica.

Con los de hoy el número de países que han firmado el Tratado son 26, más la Comunidad Europea. Eritrea, Egipto, Jordania y Guinea ya han ratificado el Tratado que entrará en vigor cuando haya sido ratificado por 40 países.

"La firma por parte de los 15 países miembros de la Unión Europea y de la Comunidad Europea, y el anuncio de que desean ratificarlo lo antes posible es un hito fundamental, ha dicho Louise Fresco, Subdirectora General de Agricultura de la FAO. "La firma ha tenido lugar apenas pocos meses después de la adopción del acuerdo y demuestra la importancia cada vez mayor que las naciones atribuyen a los recursos genéticos para la alimentación y la agricultura de los que depende la seguridad alimentaria. Ojalá este acto lleve a otros países a adherir al Tratado", ha añadido Fresco.

La FAO espera que más naciones firmen el Tratado durante la inminente Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después que se celebrará en Roma del 10 al 13 de junio de 2002.

Los recursos genéticos para la alimentación y la agricultura son esenciales para el desarrollo de la agricultura sostenible y de la seguridad alimentaria. Se calcula que 10.000 especies se utilizan para el consumo de los seres humanos y en la agricultura. Sin embargo, solamente alrededor de 150 especies vegetales forman parte de la dieta de la mayor parte de la población mundial. De estas, solamente 12 especies facilitan el 70 por ciento de los alimentos, mientras cuatro - arroz, maíz, trigo y patatas- constituyen el 70 por ciento del aporte de energías en todo el mundo.

"A pesar de su importancia vital para la supervivencia humana, el promedio de desaparición de los recursos genéticos es alarmante. El Tratado facilitará incentivos para seguir conservándolos y desarrollándolos", afirma José Esquinas-Alcázar, Secretario de la Comisión de la FAO sobre Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura.

El Tratado cubre todos los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura. Establece también un sistema multilateral para el acceso y el reparto de beneficios de los 64 cultivos y forrajes más importantes para la seguridad alimentaria mundial. Unos y otros suministran alrededor del 80 por ciento del aporte de energía en todo el mundo.

Los países más ricos de recursos fitogenéticos a menudo son los más pobres desde el punto de vista económico, recuerda la FAO. La mayor parte de la diversidad genética de las plantas se encuentra en los países en vías de desarrollo.