ROMA, 5 de junio de 2002 -- "La FAO se felicita por poder contar con la colaboración de las organizaciones no gubernamentales (ONG) y las organizaciones de la sociedad civil (OSC) en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación, en la lucha contra el hambre y en favor de una agricultura al servicio de los hombres y las mujeres", ha afirmado el Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO),Jacques Diouf, refiriéndose a la aportación de todas estas organizaciones a la Cumbre Mundial sobre la Alimentación, que se celebrará en Roma del 10 al 13 de junio.

Diouf ha subrayado que la organización que lidera sigue con atención las propuestas que ONGs y OSCs están formulando en vistas a una "colaboración cada vez más concreta y fértil" con la FAO. "La Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después no servirá para nada si no da origen a una serie de acciones que no podemos llevar a cabo ignorándonos los unos a los otros", ha dicho.


Las ONGs y OSCs han organizado en Roma, coincidiendo con la Cumbre de la FAO, un Foro centrado en la soberanía alimentaria y el derecho a la alimentación. Refiriéndose a este encuentro, Diouf ha dicho que la declaración que el Foro transmitirá a la Cumbre servirá para dar a conocer los puntos de vista de las diversas partes "en su riqueza, su variedad y su compromiso decidido a luchar contra el hambre".

La participación y la movilización de todos son indispensables, ha recalcado Diouf, que ha reconocido "una amplia convergencia" entre las preocupaciones de las ONGs y OSCs y las directrices que la FAO ha fijado en su Marco Estratégico de Acción hasta el año 2015. El Director General de la FAO ha recordado al respecto que la Organización, desde la conclusión de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación de 1996, había emprendido una serie de iniciativas encaminadas a la consolidación del derecho a una alimentación adecuada, sobre todo ante la Alta Comisión para los Derechos Humanos.

Diouf ha dicho que la FAO había seguido de cerca los trabajos relativos al Código de Conducta sobre el derecho a una alimentación adecuada, aprobado por 800 ONGs. Además, hace dos años, estableció un grupo de expertos eminentes en materia de ética alimentaria y agrícola, iniciando por otra parte una serie de actividades relativas a la ética en la alimentación y en la agricultura.

"Conciencia de la humanidad", así ha definido Diouf a las ONGs, rindiendo un apasionado homenaje a su contribución y a su ayuda durante las negociaciones que llevaron a la adopción, en noviembre 2001, del Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la alimentación y la agricultura. El Director General de la FAO subraya la importancia del Tratado en cuanto instrumento internacional que compromete a los países firmantes a reconocer los derechos de los agricultores.

"Es necesario que se imponga la idea de que el hambre, esta dimensión extrema de la pobreza, debe combatirse de inmediato, porque es la negación de un derecho fundamental de los seres humanos, porque es un obstáculo para cualquier mejora del destino de los que la padecen y porque es absurda en un mundo que cuenta ya con los medios para eliminarla", ha reiterado el Director General de la FAO.