ADDIS ABEBA, GINEBRA, ROMA, VIENA, 7 de junio de 2002 -- Cuatro organizaciones internacionales hicieron un llamado hoy para una aplicación generalizada de los principios del manejo integrado de plagas, a fin de ayudar al combate contra la mosca Tsé-Tsé y la tripanosomiasis, conocida comunmente como la enfermedad del sueño en los humanos y como "nagana" en el ganado.

La estrategia de intervención propuesta aplica muy diversas tecnologías y protege adecuadamente el medio ambiente. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA), la Organización de la Unidad Africana (OAU) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) hicieron el llamado en un informe que apareció hoy en sus respectivos sitios en Internet.

Conocido por entomólogos, médicos y veterinarios como el enfoque de "manejo integrado de plagas en grandes áreas", se trata esencialmente de un esfuerzo que combina las prácticas agrícolas y las intervenciones contra la mosca Tsé-Tsé, en zonas de ganadería y de cultivo donde hay un gran potencial para el desarrollo agrícola sostenido. Este enfoque combina las tecnologías de control de la mosca, incluido el uso de ejemplares estériles que permiten la eliminación efectiva de la mosca Tsé-Tsé y de las enfermedades que ésta conlleva.

La tripanosomiasis transmitida por esta mosca es una enfermedad que existe únicamente en Africa y que está presente en 37 países subsaharianos y amenaza a 50 millones de personas y a 48 millones de animales.

De conformidad a lo afirmado en el informe conjunto, "cerca de 500.000 personas, la mayoría de las cuales muere por no recibir tratamiento contra la enfermedad, están contagiadas actualmente con la enfermedad del sueño." La Nagana, o tripanosomiasis animal africana, provoca un impacto severo sobre la agricultura de esta región con pérdidas anuales que sólo en la producción animal se estiman en 1.200 millones de dólares.

El informe sostiene que la enfermedad afecta los lugares donde la gente vive, la forma como manejan su ganado, y la intensidad de la agricultura. "Estos efectos combinados producen cambios en el uso de la tierra, tienen impacto en el medio ambiente, afectan la calidad de la vida y aumentan la vulnerabilidad de la actividad agrícola."

El informe sostiene que en las áreas infectadas por la mosca Tsé-Tsé que se encuentran en el Africa subsahariana, la mitad de la población sufre de inseguridad alimentaria. En esta region cerca del 85 por ciento de los pobres están ubicados en las áreas rurales y más del 80 por ciento de la población depende de la producción agrícola para su subsistencia.

El informe fue elaborado en un taller de dos días de duración, que se reunió el 2 y 3 de mayo de 2002 en la Sede de la FAO en Roma, y que tuvo por objeto armonizar las actividades de las cuatro organizaciones internacionales que están relacionadas con el Programa Contra la Tripanosomiasis Africana (PAAT, en ingleé) y la Campaña Panafricana de Erradicación de la Mosca Tsé-Tsé y la Tripanosomiasis (PATTEC, en inglés). El taller evaluó dos proyectos específicos de intervención contra la mosca Tsé-Tsé y la tripanosomiasis, uno en Etiopía y otro en la frontera compartida por Burkina Faso y Mali. Ambos proyectos fueron revisados en el marco del enfoque de "manejo integrado de plagas en grandes áreas" y los participantes en el taller concluyeron que ambos proyectos merecen pleno apoyo en su ejecución. El taller también analizó formas de asegurar un enfoque sostenible que permita el mejoramiento de la salud humana y el desarrollo socio económico en las áreas infectadas por la mosca Tsé-Tsé.