ADELBODEN, (SUIZA) 20 de junio de 2002 -- La declaración final de la Conferencia, que ha durado cuatro días y que se clausura hoy, afirma que la comunidad internacional debería prestar más atención a la difícil situación de millones de personas en las regiones de montaña.

La gente de montaña, a menudo olvidada, está expuesta a la pobreza, al hambre, a la marginalización política y social, y a los conflictos, según la Declaración de Adelboden, aprobada por 200 representantes de poblaciones de montaña, gobiernos, organizaciones internacionales y grupos de la sociedad civil provenientes de unos 50 países.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estima que unos 770 millones de personas, o sea el 12 por ciento de la población mundial, vive en regiones montañosas.

La Conferencia Internacional sobre Agricultura Sostenible y Desarrollo Rural en las Regiones de Montaña fue organizada por la Oficina Federal Suiza de Agricultura, en estrecha colaboración con la FAO.

Considerando que la globalización ha tenido a menudo efectos negativos en las áreas de montaña, la declaración hace un llamamiento para contrarrestar las distorsiones del mercado.

La Declaración dice que las gentes de montaña deberían tener mayor acceso a los mercados y a los servicios financieros y deberían recibir una justa compensación por la conservación del medio ambiente y por sus productos y servicios.

Las regiones de montaña requieren especial atención porque están geográficamente aisladas, se enfrentan a dificultades climáticas y tienen ecosistemas frágiles, lo que hace que la producción sea más difícil, como afirma la Declaración.

La Conferencia ha puesto de relieve el papel fundamental de la agricultura para el desarrollo de las regiones de montaña y hace un llamamiento para una mayor diversificación desde el punto de vista económico.

Para mejorar las condiciones de vida de la gente en las regiones de montaña, la Declaración pide el reconocimiento de los derechos de las comunidades rurales, de las poblaciones indígenas y las tribales, y los grupos vulnerables, en función de sus conocimientos, sus recursos naturales y las tecnologías a su alcance, sus propiedades y su acceso a la tierra.

Según la Declaración, las personas que viven en zonas montañosas deberían tener acceso a los alimentos, al agua potable y a los servicios básicos como la educación, la salud, la sanidad, la vivienda y la energía. El estado legal y los derechos de las mujeres deben también ser respetados.

La Conferencia hizo un llamamiento para la promoción de todas las prácticas de cultivo sostenible en las áreas de montaña y dijo que habría que hacer esfuerzos para combatir la deforestación, la erosión de los suelos, la degradación de las tierras, la perdida de biodiversidad, la interrupción de los flujos de agua y el retiro de los glaciares. Si se erradican los cultivos ilegales se deberían garantizar compensaciones apropiadas.

Los resultados de la Conferencia serán presentados en la Cumbre Mundial en Desarrollo Sostenible que se celebrará en Johannesburgo del 26 de agosto al 4 de Septiembre de 2002 y en la Cumbre Mundial de Bishkek que se celebrará en Kyrgyzstan en octubre de 2002.


*******

La FAO es la agencia responsable de poner en práctica los capítulos 13 (montañas) y 14 (agricultura sostenible y desarrollo rural) de la Agenda 21 y es la agencia de Naciones Unidas coordinadora del Año Internacional de las Montañas.

Algunos datos importantes sobre las zonas de montaña:

- Apesar de las migraciones masivas de los habitantes de las zonas de montaña hacia las ciudades, se estima que las poblaciones de montaña crecen un 1% al año, poniendo en riesgo la capacidad de muchas regiones.
- Cerca del 20% del Asia meridional está formada por altiplanos y zonas de montaña que muestran diversos niveles de privación y que tienen un bajo potencial para el crecimiento agrícola y la reducción de la pobreza.

- Más del 25 % del Asia oriental y de las regiones del Pacífico entran en la categoría de altiplanos y zonas de montaña que registran similares características de privación.

- Los ecosistemas agrícolas de las zonas montañosas de América latina son la garantía de supervivencia de cerca de 10 millones de pequeños agricultores, que viven en su mayor parte en comunidades marginadas. Casi la mitad de estos ecosistemas presenta muestras de serio deterioro medioambiental debido al desboscamiento, la sobreexplotación de la tierra y las practicas agrícolas poco apropiadas.

- Más del 60% de las zonas de montaña en América Central sufren una severa erosión hídrica causada por la agricultura.