ROMA, 1 de julio de 2002 -- Son un millón cuatrocientas mil, las personas que necesitan ayuda alimentaria urgente en Angola, según un informe conjunto publicado hoy por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

El PMA prevee ayudar a 1,24 millones de personas, entre las que se encuentran los desplazados internos con pocas tierras o sin acceso a ellas, las familias de soldados de la UNITA, la población vulnerable de las regiones anteriormente inaccesibles y los refugiados retornados en Angola.

De los cuatro millones de personas desplazadas desde 1998, unos dos millones han recibido tierras y no dependen de la ayuda alimentaria, según el informe.

El acuerdo de cese del fuego firmado en abril entre la UNITA y el gobierno de Angola ha puesto de manifiesto la dimensión del sufrimiento de las poblaciones aisladas en las regiones rurales en las que se producían los enfrentamientos armados. Desde abril, un gran número de personas malnutridas se han dirigido hacia centros de recepción y tránsito. Estos centros han calificado de crítica la situación nutricional de cerca de medio millón de personas.

Angola se salvó de la sequía que golpeó África austral en 2001/02, si bien las lluvias llegaron tarde. Según datos estimativos, la recolección de cereales de 2002 es ligeramente baja (549 000 toneladas) en relación a la del año precedente. La producción de mandioca se estima en 5 620 000 toneladas, un 7 por ciento más que el año pasado.

Las necesidades de importación de cereales para el 2002/03 se estiman en 725 000 toneladas, de las cuales 504 000 toneladas en importaciones comerciales y 221 000 toneladas en ayuda alimentaria de urgencia, según el informe FAO/PAM divulgado hoy, fruto de una misión de evaluación conjunta en Angola, llevada a cabo entre los días 15 de mayo y 6 de junio de 2002.