ROMA/KAMPALA, 19 julio de 2002 -- En vísperas de la apertura en Kampala (Uganda) de la Conferencia Know How 2002 sobre la recopilación y la difusión de datos relativos a las mujeres, que se celebra del 23 al 27 de julio, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) denuncia el acceso limitado de las campesinas a las nuevas tecnologías de la información.

Las razones de este acceso limitado son varias: la falta de infraestructuras y recursos financieros, el índice elevado de analfabetismo entre las campesinas, la falta de información sobre el uso de las nuevas tecnologías y el número reducido de mujeres que trabaja en los medios de comunicación.

Por eso, las nuevas tecnologías de la información constituyen para las mujeres de los países en vías de desarrollo una ocasión única de tomar la palabra, adquirir visibilidad y estar menos aisladas. Además, esas tecnologías contribuyen a ampliar su participación política, social y económica ya que permiten acceder y compartir los conocimientos, crear redes y consolidar su poder de decisión.

Sophie Treinen, responsable de información en la Dirección de Género y Población de la FAO, subraya que "las nuevas tecnologías de la información no son un lujo sino una herramienta esencial para el desarrollo duradero". Es necesario crear infraestructuras de telecomunicación adecuadas y elaborar mensajes que respondan a las necesidades de las comunidades rurales, respetando siempre su diversidad social y cultural, agrega Treinen.

Contar con las apropiadas tecnologías de información, tanto modernas (ordenador, Internet, e-mail) como tradicionales (radios rurales, prensa escrita, carteles) y concebir mensajes creativos constituyen requisitos esenciales para el éxito de las estrategias de comunicación.

Más del 70 por ciento de los usuarios de Internet en el mundo se encuentra en Europa o Norteamérica, donde están también archivados más del 90 por ciento de los datos relativos a Africa. Desequilibrios parecidos se verifican entre las zonas urbanas y las rurales, entre hombres y mujeres. Este dato es aún más evidente en los países en vías de desarrollo. En China y Africa del Sur, por ejemplo, las mujeres representan, respectivamente, el 7 y el 17 por ciento del total de usuarios.

En 1999, a raíz de una Consulta de Alto Nivel sobre la Mujer Rural y la Información, la FAO elaboró un Plan de acción titulado: "Género y seguridad alimentaria- el papel de la información" que subrayaba la importancia del papel de los medios de comunicación para colmar la brecha entre el mundo rural y el mundo urbano. Según este Plan, es necesario difundir una imagen más certera de las aportaciones respectivas de los campesinos y campesinas a la agricultura y a la economía rural. También hace falta facilitar el acceso de los habitantes de las zonas rurales a las tecnologías de la información y de la comunicación.

Para responder a este reto, la FAO ha realizado el programa Dimitra que utiliza las nuevas tecnologías de la información y los medios de comunicación tradicionales para recopilar, difundir e intercambiar información acerca de las experiencias de las ONG, de otras organizaciones de la sociedad civil y de centros de investigación que trabajan con y para las campesinas. Las actividades emprendidas en el marco de Dimitra se presentarán en la conferencia de Kampala, entre ellas la base de datos sobre los proyectos y publicaciones que resaltan la aportación de las mujeres rurales al desarrollo y a la seguridad alimentaria.

Dimitra se apoya en una red de asociados locales que recopilan y difunden la información en su país o región. Uno de ellos, Enda-Pronat, asociado para el Africa Occidental de habla francesa, ha creado la primera Red Nacional de Mujeres Campesinas del Senegal y dará a conocer su experiencia durante la Conferencia Know How 2002 de Kampala.

Esta conferencia tiene lugar en el marco del VIII Congreso Internacional Interdisciplinario sobre las Mujeres (Women's Worlds 2002 Congress), organizado por la universidad ugandesa de Makerere del 21 al 26 de julio 2002. Constituye una tribuna en la que los investigadores, técnicos, responsables políticos y especialistas de la comunicación podrán intercambiar ideas y experiencias sobre la recopilación y difusión de información relativa a las mujeres.

Los trabajos de Kampala desembocarán en una serie de sugerencias finales que serán sometidas a la FAO en el curso de la II Consulta sobre la Gestión de la Información Agrícola que se celebrará en Roma del 23 al 25 de septiembre de 2002. En esta ocasión tendrá lugar también un acto paralelo dedicado al tema: Género y información.