ROMA, 5 de agosto de 2002 -- Medio millón de pastores de la región de Afar, en Etiopía, están sufriendo las consecuencias de una grave sequía y necesitan asistencia internacional, ha señalado hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

El ganado bovino y los camellos han comenzado a morir en la región, donde la situación se ha visto agravada por los recientes enfrentamientos entre diversos grupos de población por las tierras de pastoreo y el agua, que han obligado a cientos de personas a abandonar sus zonas de residencia.

La FAO ha hecho un llamamiento para recaudar 1,3 millones de dólares EE.UU. con objeto de suministrar medicamentos veterinarios, piensos y agua a fin de mantener con vida a los animales durante la crisis. Además del ganado bovino y los camellos, las actividades de socorro abarcarán miles de cabras de reproducción propiedad de las familias desplazadas en el interior del país.