Johannesburgo/Roma, 26 de agosto de 2002 -- La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) urgió en el día hoy a los países a comprometer ayuda alimentaria y apoyo financiero a África Austral para revertir la crisis humanitaria de gran escala que allí se está viviendo. El llamado fue hecho en un informe emitido hoy día, que señala que la cantidad de personas que necesitan ayuda alimentaria en África Austral bordea los 13 millones.

El informe, emitido durante la apertura de la Cumbre de la Tierra celebrada en Johannesburgo, Sudáfrica, advirtió que sólo se ha comprometido un 24 por ciento de los US$ 507.3 millones de dólares necesarios para proporcionar asistencia alimentaria a más de 10 millones de personas hasta la próxima cosecha en abril de 2003. También se requiere de asistencia en forma urgente para proporcionar insumos agrícolas y así ayudar a los agricultores a recuperarse de la crisis. A pesar de las necesidades estimadas por la FAO, de US$25 millones, a mediados de agosto los montos comprometidos cubrieron sólo el 26 por ciento del total necesario.

El documento tri-anual de la FAO sobre Situación de Suministros Alimentarios y Perspectivas de Cosechas en Africa Subsahariana, detalla un aumento a 21* países en la región que enfrentan "emergencias alimentarias", de los 19 que se registraban en abril de este año. Las causas incluyen las guerras civiles, la sequía, la lluvia excesiva, las inundaciones y los desplazamientos de población.

"La situación alimentaria en África Austral es muy grave", señala el informe. "Un prolongado período seco durante la temporada de cultivo 2001/02, y las excesivas lluvias en algunas zonas, devastaron los cultivos en extensas zonas agrícolas. En Zimbabwe, la reducción de plantaciones en el sector comercial de gran escala debido a actividades de reforma en la tenencia de tierras aumentó el problema. La producción de maíz en la sub-región cayó fuertemente, alcanzando menos de un cuarto del nivel registrado el año anterior en Zimbabwe, un tercio en Lesotho y apenas más de la mitad en Malawi, Zambia y Swazilandia".

En Zimbabwe, el informe advierte que la situación alimentaria y nutricional provoca una gran preocupación luego de fuertes reducciones en dos cosechas consecutivas y de la prevaleciente crisis económica del país". El informe señala que hay reducciones del principal producto básico, el maíz, particularmente en zonas rurales. En general, los altos niveles de inflación continúan deteriorando el acceso de las familias pobres a productos alimentarios y no-alimentarios. Se dice que la perspectiva para la producción agrícola y ganadera 2002/03 "es sombría, debido a la interrupción de las actividades agrícolas en el sector comercial de gran escala".

Se informa que más de la mitad de la población necesita ayuda alimentaria, y la FAO solicita "contribuciones adicionales a los donantes" para detener el deterioro de la situación alimentaria. También se requiere urgente asistencia en insumos agrícolas", con el objeto de permitir a las familias agrícolas afectadas por la sequía comenzar de nuevo con la producción agrícola durante la próxima temporada de plantación que comienza en Octubre de 2002".

Malawi también ha sido golpeado fuertemente por la crisis alimentaria con situaciones de hambruna registradas en partes del país a comienzos de este año. El informe estima que alrededor de 3,2 millones de personas han sido seriamente dañadas por los efectos combinados de la reducida disponibilidad alimentaria y el acceso a los alimentos. La distribución de alimentos ha comenzado para alrededor de 500,000 personas. Esta cifra aumentará a 3,2 millones para diciembre. Hasta ahora, señala el informe, los requerimientos de ayuda alimentaria han sido bien respondidos por las contribuciones de los donantes.

En Zambia, "serias pérdidas en los cultivos durante la última temporada de cosecha debido a la sequía han dejado alrededor de 2,3 millones depersonas, o alrededor de un cuarto de la población, con necesidad de ayuda alimentaria. En la Provincia del Sur, que es la más afectada, el 60 por ciento de la población requiere de ayuda alimentaria.

Un acuerdo de cese al fuego en Angola reveló el alcance del sufrimiento de las personas atrapadas en zonas rurales del país. Muchas personas seriamente malnutridas han llegado a centros de recepción y tránsito, y medio millón de personas se encuentran en condiciones nutricionales críticas. El informe advierte que es probable que se encuentren más personas malnutridas a medida que la situación de seguridad del país mejore y haya más zonas accesibles.

A nivel nacional, Mozambique tuvo una buena cosecha de cereales, pero la situación alimentaria en la región austral y en partes de la región central es extremadamente dura, porque los cultivos fueron devastados por la sequía. La producción de cereales en esas zonas disminuyó en un tercio con respecto al ya reducido nivel del año anterior. El informe estima que 515.000 personas en 43 distritos de regiones del Sur y Central están enfrentando serios recortes alimentarios y requieren de ayuda alimentaria de emergencia.

En Namibia, se dice que la situación de suministros alimentarios es "dura" luego de una fuerte baja en la producción de cereales de este año. El país enfrenta un déficit de cereales de alrededor de 156.000 toneladas en 2002/03. Una reciente evaluación sobre la vulnerabilidad realizada por el gobierno encontró que 500.000 personas necesitarán ayuda alimentaria como resultado de la reducida cosecha.

En otros lugares de África Austral, la situación de suministro alimentario es difícil. En Lesotho y en Swazilandia, alrededor de 585.000 personas requieren de ayuda alimentaria. El informe señala que también se requiere de asistencia de emergencia con insumos agrícolas tales como semillas y fertilizantes para ayudar a las familias agrícolas afectadas pos los desastres con el objeto de comenzar nuevamente la producción agrícola.

En la mayoría de los países de la región de Africa Oriental, las perspectivas para los cultivos de 2002 son desfavorables, debido al comienzo tardío de la temporada de lluvia y a extendidos períodos secos. El informe señala que han comenzado a surgir serias escaseses alimentarias en varios lugares, particularmente en Eritrea, y en zonas de Etiopía y de Kenya.

Se dice que la situación alimentaria se ve mejorada generalmente en la región de los Grandes Lagos, pero las dificultades persisten en la República Democrática del Congo. En Africa Occidental, los prospectos de cultivos se han deteriorado en algunas zonas debido al extenso clima seco sobre muchas zonas de Gambia, Guinea-Bissau, Mauritania y Senegal.

El informe prevé que las necesidades de importar cereales de Africa Subsahariana se mantendrán elevadas, reflejando las fuertes caídas en la producción de cereales en África Austral. La reducida producción en Africa Oriental y los crecientes desplazamientos de la población en otras partes del continente debido a conflictos podrían también elevar las necesidades de importación. La FAO estima que la necesidad total de ayuda alimentaria para la región es de 1.810.000 toneladas para el presente año comercial. Los compromisos de ayuda alimentaria para 2001/02, incluyendo aquellos provenientes del período anterior, alcanzan 1.220.000 toneladas, de las cuales 1.060.000 han sido entregadas.

Mientras el Servicio Mundial de Información y Alerta Temprana monitorea la situación de los cultivos y los alimentos a través del mundo, incluyendo Africa Subsahariana, la División de Rehabilitación y Operaciones de Emergencia de la Organización proporciona asistencia técnica a las personas afectadas por los desastres naturales y por aquellos provocados por los seres humanos. La División de Rehabilitación y Operaciones de Emergencia está trabajandoen muchos países y regiones de Africa Subsahariana, incluyendo Angola, Burundi, Congo, Etiopía, el Cuerno de Africa, los Grandes Lagos y Africa Central, Somalia y Sudán. La División proporciona asistencia a los sectores agrícolas y ganaderos para elevar la producción de alimentos y trabajar lo más pronto posible luego de un desastre. Su objetivo es asegurar que la población pueda alimentarse por si misma nuevamente lo antes posible.

* Los 21 países que enfrentan emergencias son: Angola, Burundi, Eritrea, Etiopía, Guinea, Kenya, Lesotho, Liberia, Malawi, Mauritania, Mozambique, República del Congo, República Democrática del Congo, Sierra Leona, Somalia, Sudán, Swazilandia, Tanzania, Uganda, Zambia y Zimbabwe.