ROMA, 23 de septiembre 2002 -- Se inaugura hoy en la sede de la FAO en Roma una Consulta de alto nivel sobre gestión de la información agraria (COAIM).

La consulta, que se celebra del 23 al 25 de septiembre de 2002, reúne a responsables políticos, organismos financieros y actores clave en diversas áreas relativas a la información agraria. Su principal objetivo es mejorar la capacidad de los responsables políticos, de los profesionales y del público en general a la hora de acceder y utilizar la información agraria.

Funcionarios de alto nivel de los ministerios de agricultura de los países miembros de la FAO, representantes de otras organizaciones de las Naciones Unidas, organismos especializados y organizaciones intergubernamentales participarán en los debates o asistirán en calidad de observadores.

La agricultura en el siglo XXI está pasando rápidamente de ser una actividad tradicionalmente artesanal, de trabajo extensivo, a transformarse en un sector sofisticado de la economía mundial donde la tecnología y la información juegan un papel esencial y donde el acceso a la información y a las modernas tecnologías de la comunicación se han convertido en una necesidad para los agricultores de todo el mundo, en especial para los de los países en desarrollo, dice la FAO.

La agricultura del futuro requerirá sistemas de producción más eficaces y sostenibles. Habrá que perfeccionar el uso de la tierra, del agua y de otros recursos naturales. La producción sostenible de alimentos dependerá cada vez más de la gestión de la información agraria y de las tecnologías de la comunicación.

En este contexto, el intercambio de información pretende potenciar la seguridad alimentaria como un factor esencial para todos los interesados: gobierno, sector privado, comunidad académica, organizaciones de agricultores y sociedad civil en general, dicen los expertos de la FAO.

"La información ha tomado una dimensión política. Es esencial para los mercados, los precios y la seguridad alimentaria. La consulta sobre gestión de la información agraria se centrará en individuar la forma más eficaz con que la FAO puede ayudar a sus países miembros en el acceso, análisis y empleo de la información para la seguridad alimentaria y la producción agrícola sostenible", dice Francisco Pérez-Trejo, responsable de WAICENT (Centro de información agraria mundial) de la FAO.

WAICENT es el marco estratégico de la FAO sobre gestión de información agraria.

"Gracias a Internet, la información está disponible en todo el mundo, pero esto no significa que las personas estén bien informadas. Por eso la gestión de la información es tan importante", agrega Pérez-Trejo.

COAIM abordará entre otros temas las formas y medios para cerrar la "brecha digital" entre los agricultores ricos de los países desarrollados y las comunidades rurales pobres en los países en desarrollo, mediante un mejor intercambio de información y el uso innovador de las modernas tecnologías de la comunicación que pueden aumentar la producción de alimentos de forma sostenible y no perjudicial para el ambiente.

La "brecha digital", en el contexto actual de la globalización, afecta particularmente a los campesinos, marginados por la ausencia de infraestructuras de la comunicación en las regiones donde viven. Para evitar que se ensanche aún más la brecha entre la población urbana y rural, será necesario aunar la financiación pública con la inversión privada para llevar a las zonas rurales la radio, la televisión y la tecnología informativa necesaria. Para ello, serán necesarios 100 millones de dólares anuales, según el Programa Anti-Hambre presentado el pasado mes de julio por la FAO a sus estados miembros.

De la agenda de COAIM forman parte también materias claves como la producción de mecanismos operativos para la realización del mandato de la FAO relativo a la gestión de la información alimentaria y agraria; mejorar la coordinación de los esfuerzos para la construcciónde capacidades nacionales; afrontar materias relacionadas con la creación de directrices y normas, además de otras actividades propuestas por la FAO para incrementar el flujo de información y comunicación. Además, la Consulta convocará reuniones especiales sobre aspectos claves de las redes de información y de sistemas especializados como FAOSTAT.

La primera COAIM se celebró en Roma en junio de 2000. Dos años más tarde se espera que los debates refuercen el papel de esta Consulta como mecanismo internacional para una política del diálogo sobre gestión de la información agraria.