JEDDAH, Arabia Saudita, 21 de octubre de 2002 -- Después de 20 años estudiando las especies marinas de peces y camarones, susceptibles de criarse en cautiverio, y establecer los sistemas para criarlos lucrativamente, el Centro de Piscicultura, institución gubernamental, tiene razones para congratularse. La iniciativa privada está invirtiendo en el sector naciente de la acuicultura.

La Compañía Pesquera Saudita, establecida en Al-Shaqiq, cerca de la zona sur del mar Rojo, ya produce anualmente 500 toneladas de pescado. Según previsiones la Compañía Nacional de Camarón, establecida en la zona de Al-Laith, pronto estará produciendo 10 000 toneladas al año, mientras que la Compañía Agrícola Gizan está construyendo instalaciones de producción para llegar a 1 000 toneladas anuales.

"Nuestro propósito es reducir el déficit de la pesca marítima -las embarcaciones sauditas pescan 50 000 toneladas al año- y el consumo nacional, que asciende a 100 000 toneladas anuales", explica Salem Al-Thobaiti, Gerente del Centro Piscícola. "Este objetivo se alcanzará de conformidad con nuestra política nacional: todas las existencias de pescado deberían utilizarse de forma sostenible para que no se agote este recurso alimentario".

La FAO ha ayudado al Centro Piscícola desde su fundación en 1982 mediante el suministro de asistencia técnica. El Centro antes dependía de expertos europeos y asiáticos para impartir capacitación sobre el terreno, pero ahora todo su personal es nacional y consta de 37 investigadores y técnicos sauditas que trabajan en las instalaciones situadas en una propiedad de 9 hectáreas, en las afueras de la ciudad portuaria más grande del país.

Se prevé el crecimiento de la demanda interna de pescado

Si bien la población del desierto de la península Arábiga tradicionalmente prefiere consumir carne de cordero, de res y de camello, los consumidores se están interesando cada vez más en el pescado, por su bajo contenido de colesterol y por ser de fácil digestión. Según un estudio reciente del gobierno se prevé que la cifra de consumo de pescado aumente del 3 al 9 por ciento del consumo nacional de proteína animal.

"Nuestra política nacional alienta la exportación de pescado de cría a los países árabes vecinos y a Europa. Queremos que el sector privado sea competitivo con otros piscicultores y exportadores del sudeste asiático -explica Al-Thobaiti-. En realidad, queremos ampliar el Centro y conseguir más investigadores ofreciéndoles mejores condiciones de trabajo y más prestaciones".

Innovación constante en el Centro

Actualmente se está investigando el camarón blanco Penaeus Indicus, especialmente adecuado porque es originario de esa zona y resiste bien las enfermedades. Hasta la fecha el Centro ha producido más de 8 toneladas anuales por hectárea de esta especie. "Se reproducen bien en un espacio limitado, de modo que tienen interés comercial además de ser nutritivos", explica Al-Thobaiti.

El Centro está iniciando la cría de peces de agua dulce, como la especie localmente llamada boulti, en tanques de agua salada obtenida del cercano mar Rojo. También ha adaptado para utilización local el sistema de cría de peces llamado baobab, inicialmente establecido en Kenya, que consiste en poner a las crías en estanques rectangulares de concreto y alimentar a los boulti en grandes estanques circulares, sistema con capacidad de 12 toneladas de peces anuales por tanque.

Siguen investigándose otras especies marinas de peces, en particular las localmente llamadas hammour, nagel y taradi. También les interesa el seajan, que crece rápidamente y se puede comercializar a los seis meses, y otras especies como el alarabi, el albream y el alsubeiti. Como el 60 por ciento de los costos de la piscicultura corresponden a los piensos, los investigadores han creado un pienso de bajo costo compuesto de hueso de pollo, soya, maíz, cebada, vitaminas y minerales. Este pienso se somete constantemente a control de calidad.

Supervisión de la salud de los peces

La higiene para la piscicultura y el camarón de cría tiene una gran importancia porque las enfermedades producidas por bacterias y parásitos demoran el crecimiento y reducen las tasas de supervivencia. El Centro ha creado un sistema de seguimiento que ayuda a detener la propagación de las enfermedades. El Dr. Salah Mamad Afifi, jefe de la sección dedicada al seguimiento de las enfermedades, elogia el sistema: en el Centro los peces no han sufrido epidemia alguna en los últimos cinco años.

La creación del Centro de Piscicultura es fruto de uno de los 15 proyectos agrícolas realizados en Arabia Saudita con apoyo de la FAO desde 1964.